jueves, 2 de noviembre de 2017

A Magdalena, una capilla en el Camino Francés a su paso por la provincia de Lugo




HdC. Millones de peregrinos han pasado delante de una muy sencilla capilla y prácticamente todos se han parado, impresionados, ante ella. Aquí no hay monumentalidad, sino simpleza de líneas, el excelente granito gallego y poco más. Porque ni siquiera es seguro que hubiese formado parte de un hipotético hospital medieval de peregrinos, como aseguran algunos.

Esto es Ventas de Narón, minúsculo lugar al que se llega después de una muy sostenida subida desde Portomarín, tanto que incluso después de esta localidad se abrió un albergue público porque había quien llegaba escaso de fuerzas. Procede cruzar por un ancho puente la carretera que va de Lugo a Ourense y ahí se encuentra Ventas de Narón y su capilla de A Magdalena. Un lugar legendario, ya que no falta quien refiera que en esas lomas se combatió nada menos que contra el emir de Córdoba, que, claro está, trataba de aplacar de una vez por todas a los indomables gallegos.

Tómese un descanso en las mesas de al lado. Hace falta recuperar el aliento porque a partir de ahí comienza el ascenso a la sierra de Ligonde. Palabras mayores.