lunes, 28 de noviembre de 2011

Equipo para el Camino de Santiago: la mochila

E.G. La mejor mochila para el Camino de Santiago es la más pequeña y ligera. Y si dudas sobre lo que te digo, solo piensa en que no se trata de cargarla un rato a ver si pesa sino de que se convierta durante semanas (según el recorrido) en una parte más de tu cuerpo. ¿Comprarías unos zapatos de 2 kg. de peso?¿Y un paraguas de 3? Pues eso. Que si tienes que comprarla has de buscar la más ligera y pequeña, ya que lo que ahora te parece imprescindible para un viaje largo en cuanto salgas al Camino la mitad seguramente acabe en una estafeta de correos.
Si puedes elegir elígela con doble fondo, para poder separar la ropa ya utilizada; con varios bolsillos exteriores, para el calzado de repuesto, el neceser o el botiquín; y hazte con algunas correas complementarias para poder atar cómodamente la botella de agua o la esterilla, útil este último que, si vas realmente haciendo el Camino, necesitarás más de una vez para dormir.


En cuanto a su estructura, queda fuera de toda duda que no debe incluir las clásicas barras de aluminio de los equipos de montaña (aunque no pese la estructura no sólo no es necesaria sino que resulta muy incómoda). Que debemos probarla y reprobarla hasta estar convencidos de que resulta adecuada para nuestros hombros y espalda. Y que una de las más importantes cosas es que el cinturón se ajuste como un guante a la cadera, ya que será la parte de nuestro cuerpo que más sufra con el peso.
Y si hay varias que cumplen estos requisitos elije la que cuente con correas de ajuste cómodas y a la altura debida (así es más probable que la llevemos bien encajada en nuestro cuerpo); con un ligero acolchado en la zona de la espalda (por si un día la hacemos deprisa y nos queda algún objeto duro en esa zona, para que no se nos clave durante la marcha); y con bolsillos interiores en la parte superior o gorro, para poder separar los papeles y cosillas importantes, como la Credencial o la documentación, por ejemplo.


2 comentarios:

  1. Muy buena entrada la que has puesto. El año próximo tendré que comprar una nueva porque las que tengo ya están muy machacadas. ¡Cuantos dolores de hombros, espalda, riñones, etc, por llevar a cuestas una mochila inapropiada!
    Para el Camino yo recomiendo una mochila de 40 litros de capacidad como máximo. Ahí tiene que entrar todo o es que vas muy cargado.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Daniel. Nos quedamos también con tu recomendación de 40 l. máximo. Lo que no entre en esa mochila es mejor que quede en casa. Buen Camino!!

    ResponderEliminar