miércoles, 24 de enero de 2018

János Zádori, peregrino desde A Coruña



HdC. “Aunque en Santiago había tres fotógrafos, ninguno de ellos tenía fotos de la catedral”. Son palabras del sacerdote húngaro János Zádori y recogidas en su libro Viaje a España. El viajero, que va a ser objeto de estudio en Oroso a lo largo del 2018, hizo el Camino Inglés desde A Coruña hace 150 años: en septiembre de 1868.

Zádori llegó en unos momentos en los que la fama de A Coruña no era siempre positiva. El húngaro escribe: “La guía de Delavigne dice que la ciudad es inmoral por su puerto; sin embargo yo, ni aquí ni en ninguna otra parte de España, vi mujeres desvergonzadas por la calle, cosa que está a la orden del día en Budapest o en Viena”.

En su obra se explaya en describir Santiago: “La magnífica catedral es una gigantesca mole de piedra, tan oscurecida por los siglos que ya parece negra”, y añade algo sorprendente: “Se necesita mucho tiempo para que el extraño pueda orientarse en el interior”.

Texto completo en Joyas de Galicia.

lunes, 8 de enero de 2018

A Peregrina, una iglesia cuya planta tiene forma de vieira en Pontevedra


HdC. El Camino Portugués entra en Galicia por Tui. Ahora se hace pasar también por A Guarda, población costera por la que en la documentación consta que pasó un solo peregrino histórico, italiano para más señas.

Pero en realidad esa ruta jacobea entró siempre por Tui, y tras dejar atrás Redondela y Arcade llegó y llega a la ciudad de Pontevedra. Y en ella se alza un auténtico tesoro al cual el peregrino debe dedicar un buen rato. Es A Peregrina -en realidad, la iglesia de la Virgen Peregrina-, situada en pleno centro y cuya planta tiene la forma de… ¡una vieira, el símbolo de la peregrinación a Santiago!

A partir de los siglos XV y XVI la afluencia de devotos a Compostela baja de una manera espectacular. Varias son las causas de ello, entra las que se cuentan las guerras en Europa, la peste negra y sus secuelas, el extravío de los huesos de Santiago y, desde luego, la influencia de la Reforma luterana. Y cuando muy pocas personas marchaban por el Camino Portugués, en 1778 se comenzó a construir A Peregrina, hoy con una imagen de la Virgen que data del XIX.  

El edificio requirió 16 años de obras, es monumento histórico-artístico desde 1982 y BIC desde el 2011, y se levantó siguiendo las directrices del barroco pero ya sin mucha fuerza expresiva, recurriendo al austero neoclásico (ahí está su retablo mayor, de 1789, para demostrarlo). Fue protagonista, contra su voluntad, de una tormenta en 1795: los fuertes vientos y los rayos lanzaron al suelo parte de su torre norte, que tuvo que esperar nada menos que 80 años para ser restaurada. Eso sí, desde entonces tiene pararrayos.