martes, 22 de noviembre de 2016

Una calle compostelana fuera de murallas y ajena al ladrillo y el cemento




HdC. Comenzó siendo un camino que arrancaba de la ciudad amurallada de Santiago dejando atrás la Puerta de la Gloria. O sea, aquella que cruzaba el cuerpo sin vida de los peregrinos que habían llegado a Compostela pero que habían entregado su alma sin poder volver a casa. Su cementerio está hoy bajo un espacio ajardinado detrás de lo que es el Ayuntamiento local esperando a que al menos un panel o un placa recuerden a las miles de personas que descansan para siempre allí.

Tras la Puerta de la Gloria, el camino fue testigo de cómo en sus márgenes se iba levantando vivienda tras vivienda, y la vía acabó siendo una calle de nombre Hortas o Huertas; no hay que explicar por qué.

Y aunque en efecto queda fuera del mimado recinto medieval, la especulación, el cemento y el ladrillo no hay llegado hasta esa rúa bien conocida. Y es que todos aquellos que emprenden la llamada Prolongación a Fisterra-Muxía se despiden de Santiago descendiendo por ella.

jueves, 17 de noviembre de 2016

Durham, la ciudad inglesa que vuelve a ver cómo pasan los peregrinos




HdC. Durham tiene un floreciente pasado relacionado con el Camino Inglés y, a tenor de los últimos esfuerzos que se están desarrollando desde hace un año, también un optimista futuro. La ciudad está situada en el nordeste de Inglaterra, no lejos de la frontera con Escocia y a escasos kilómetros de la costa, es pequeña y se emplaza en lo alto de una colina que en otros tiempos debió de ser prácticamente inaccesible, con su castillo arriba de todo y su espléndida catedral, declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco.

Su relación con el Camino Inglés le viene de su poderío medieval y de su cercanía a la abadía de Finchale, fundada por Saint Grodric y auténtica cabeza de esa ruta jacobea que tiene en Galicia a A Coruña, O Burgo, Neda y Ferrol los principales puertos de desembarco de los peregrinos que acudían en barco desde el sur de Inglaterra.

El centro de Durham –en la foto- es minúsculo: una plaza que sirve de punto de encuentro a la sombra de una esbelta torre eclesial y de un par de estatuas. Una plaza que hasta hace medio milenio vio pasar peregrinos rumbo a Compostela –no sólo ingleses, sino también de los países nórdicos, del norte de Alemania e incluso de Holanda- y que recibió en junio pasado a los herederos de aquellos, algo menos de un centenar de personas que salvaron en hora y media la distancia que separa la abadía de Finchale de la ciudad de Durham.

¿Más buenas noticias? Se está preparando una segunda peregrinación para el 10 de junio del 2017. Ese será otro hito del Camino.