jueves, 2 de febrero de 2017

Una de las hidrias en las que Jesucristo convirtió el agua en vino está en el Camino Inglés



HdC. Camino Inglés desde A Coruña. En la primera jornada el peregrino pasa ante la colegiata de Cambre. Tiene ante los ojos un magnífico edificio románico arrasado tanto por ingleses como por franceses. Cinco ábsides. Girola o deambulatorio por detrás del altar mayor que habla por sí sola de la cantidad de visitantes que tenía. Y a la entrada, a la izquierda, una pila bautismal de cuidada ornamentación y que desde luego no pasa desapercibida.
s
¿Cuál es su historia? Aquí no hay documentos. Aquí hay tradición oral, con todo lo mágico que ello conlleva y también con la deformación propia de la transmisión boca a oreja. Y esa tradición oral, convertida en leyenda, afirma que se trata de una de las hidrias de Caná en las que Jesucristo transformó el agua en vino. Sí, desde luego, está hecha con un tipo de piedra inexistente en Galicia, y sí, desde luego también, fue traída por el caballero Alvito (y al parecer por su hermano también) a su regreso de las Cruzadas.

Humilde, sencillo, arrinconado. Un gran hito del Camino Inglés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario