lunes, 9 de enero de 2017

Una catedral inglesa que acogió a miles de peregrinos rumbo a Compostela





HdC. Es difícil reconocer por la foto a la catedral más emblemática del Camino de Santiago en Inglaterra. Porque no inmortaliza la fachada, claro está, y la parte trasera resulta poco conocida incluso para los que han tenido la suerte de visitarla. Y es lo que la imagen recoge es el exterior del punto final del templo. O sea, para entendernos, donde deberían estar los ábsides si los hubiera, que no los hay.

En esos mismos campos descansaban los peregrinos antes de que las ideas de Lutero se extendieran por Europa y antes de que Enrique VIII ordenara cortar la cabeza a quienes tuviesen la idea de marchar a Santiago, porque eso iba contra su muy real parecer. Hasta ese momento llegaban hasta ahí procedentes de la cercana abadía de Finchale, y a su vez a esta arribaban tras un viaje peligroso por mar desde lo que en la actualidad son los países nórdicos y el norte de Alemania.

Esta catedral no es otra que la de Durham, fundada cuando el siglo XI tocaba a su fin y que jamás dejó de ser un relevante centro religioso, si bien hoy es un templo anglicano. Arquitectura normanda pura que la Unesco declaró patrimonio de la humanidad en 1986.

Hoy en día vuelve a haber peregrinos en Durham. Dos años de trabajo culminaron en la primera peregrinación en medio milenio. El calendario marcaba junio del año pasado. Un hito histórico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario