jueves, 4 de agosto de 2016

La iglesia de Fonfría (Pedrafita) conserva elementos del siglo XVI, cuando fue levantada




HdC. Cuando el peregrino ha dejado atrás O Cebreiro, Liñares y el alto del Poio –puro Camino Francés en territorio gallego, por lo tanto- inicia el descenso y se encuentra con la aldea de Fonfría, con una fuente de la que mana un agua empeñada en justificar el topónimo. Cierto es que esa aldea podía estar más presentable. Los esfuerzos constantes del Ayuntamiento de Pedrafita, al que pertenece, no dieron el resultado apetecido por razones vecinales que no vienen al caso.

Y en Fonfría se alza un tempo del XVI. siglo del que queda poco en pie ya que se registraron bastantes y profundas reformas posteriores, incluyendo una muy importante por su envergadura que data de 1964. El elemento más interesante, y a la vez el más antiguo, es la puerta lateral derecha, que muestra un arco de medio punto con dovelas que descansan directamente sobre las jambas. Todo apunta a que la puerta principal también es del XVI, y las piedras que la bordean sí son las originales.

El interior muestra una sola nave, de planta rectangular, con muro de cuarzo y piedra caliza, y la sacristía adosada a uno de sus laterales. El tejado a dos aguas, de pizarra. Otro elemento a destacar es el campanario, formado por una sola pared con huecos para acoger las campanas y todo ello coronado por un remate triangular.

Pero a pesar de su pequeñez y su sencillez, tiene su peso específico en la historia. Esta iglesia es la heredera de otra de la que no tenemos noticias pero que sin duda existió, puesto que San Xoán de Fonfría tuvo hospital de peregrinos (no se conserva resto alguno) en donde se les prestaba una cama y dos mantas por cabeza para pernoctar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario