miércoles, 8 de junio de 2016

Un dintel en Neda (Camino Inglés) al que le sobra un cable




HdC. Los hitos grandes y los hitos pequeños. Todos dignos de respeto por los actuales peregrinos y, por supuesto, por las personas que tienen la suerte de vivir a su lado. Algunos son ostentosos aunque no lo quieran, como el monasterio de Samos o el castillo de Ponferrada. Otros no esconden su humildad, e incluso soportan con estoica y pétrea dignidad que le hayan colocado un cable por delante que, sin duda, los afea y no debería de estar ahí. 

Como el dintel de esta puerta de la localidad coruñesa de Neda. El peregrino pasa por ella y, o se fija, o seguirá de largo. Cierto: cuando se construyó, y ahí está el año que impide mentir, ya apenas pasaban peregrinos por esa localidad que en la Edad Media fue puerto de desembarco y cabeza del Camino Inglés, relegada a fin de etapa en los tiempos actuales que le dan mayor importancia a Ferrol. En ambas localidades, por cierto, hubo un hospital de peregrinos puesto bajo la advocación del Espíritu Santo.

Pero cierto es también que cada vez son más los que eligen el Camino Inglés para evitar la masificación estival del Francés. Y ellos son los que, si lo ven, sin duda tuercen la boca al ver ese cable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario