jueves, 21 de enero de 2016

La iglesia fortaleza de la Asunción y los peregrinos





HdC. La Puebla de Arganzón es una localidad burgalesa. Pequeña, de poco más de medio millar de habitantes. Pero es en sí misma un hito más del Camino de Santiago, puesto que se trata de una villa amurallada que pertenece al condado de Treviño. Además, tuvo una gran importancia estratégica por ser encrucijada de caminos. Y ahí se alza un monumento que deja con la boca abierta: la iglesia-fortaleza de la Asunción, una excelente muestra del gótico con toques locales, con tallas de la Virgen en las puertas y un sobresaliente retablo plateresco en el altar mayor. 

Entre esas paredes se venera la imagen de Nuestra Señora de la Antigua, obra románica y que, en realidad, no siempre estuvo en ese lugar sino que procede de la ermita del mismo nombre, la cual a su vez estaba adosada al antiguo hospital de peregrinos, llamado San Juan Evangelista.

Pero ¿de qué Camino hablamos? De una de las dos rutas jacobeas que cruzan el País Vasco, la conocida como Camino del Interior, que desde Irún y Hernani enfila hacia Tolosa, Salvatierra, Vitoria y Miranda de Ebro. La Puebla de Arganzón es el final de la etapa anterior a esta última localidad. Cierto: hoy en día pasan muy pocos peregrinos por esos pagos, pero ello no le quita ni un ápice de interés a la historia. Esa no hay quien se la robe a la iglesia-fortaleza de la Asunción.

Fotos: Zarateman. Creative Commons CC0 1.0 Universal Public Domain Dedication

No hay comentarios:

Publicar un comentario