viernes, 2 de octubre de 2015

O Paraíso, en la Ruta Marítima de Arousa a Santiago




HdC. El Camino –los Caminos- se suelen identificar con el espacio físico terrero. El mar, los ríos y los escasos lagos ocupan un lugar muy secundario, tanto en los diarios en particular como en la historia en general. Y en esas masas acuosas no sólo hay topónimos sino lugares entrañables que conforman hitos auténticos. Para muestra, un botón en la Ruta Marítima Mar de Arousa y Río Ulla. Es decir, para el Camino de Santiago que reproduce en el siglo XXI el navegar de la barca que en el siglo I llevó a Galicia el cuerpo sin vida del Apóstol.

La ría de Arousa, que une las provincias de A Coruña y Pontevedra, se estrecha cada vez más hasta fundirse con la larga desembocadura del río Ulla, un paraíso de juncos. Con el puente romano de Pontecesures a la vista, el río Sar rinde sus aguas por la margen derecha. Y ese recodo es ni más ni menos que O Paraíso. ¿Puede haber topónimo más sonoro y optimista? ¿Y de dónde procede el nombre? Ese es otro de los misterios del Camino de Santiago.

No hay comentarios:

Publicar un comentario