miércoles, 18 de febrero de 2015

Anglesola, un pequeño tesoro de piedra en el Camino de Santiago en Cataluña


HdC. El topónimo tiene resonancias inglesas, por aquello de “angle” (ángulo, aspecto), pero Anglesola define a una localidad que se halla en la provincia de Lérida, en la conocida comarca de Urgel, y que tiene tan sólo 1.300 habitantes. Y toda ella es un hito del Camino, porque efectivamente se encuentra en la ruta jacobea y tiene un casco histórico digno de una detenida visita.

La historia nos retrotrae a por los menos el año 1079, que es de cuando data un documento de cesión de tierras con el fin de ser repobladas. Se sabe que en el 1097 ya estaba levantada su iglesia, y que en 1139 abría sus puertas un hospital para pobres que también acogía a peregrinos. Ese templo, junto con el castillo que también existió, desaparecieron para siempre.

El peregrino accedía y accede por la calle Major, que se va estrechando poco a poco hasta dar en la plaza de Santa Anna. En esa calle están los restos del antiguo convento de los trinitarios: un paño de pared de grandes sillares y una puerta abovedada con el escudo de la orden. En Santa Anna destaca el crucero gótico, que marca la entrada a la parte más antigua de la localidad.

Y una curiosidad moderna: el Espacio del Carro. Ahí la Societar de Sant Antonio Abat guarda una excelente colección de carros y herramientas del campo. Historia pura.

Foto: Resto del convento de los Trinitarios, de www.festacatalunya.cat

No hay comentarios:

Publicar un comentario