lunes, 19 de enero de 2015

El siniestro César Borgia, en Viana


HdC. La localidad de Viana dista 619,4 kilómetros de Santiago, plena ruta jacobea. Una localidad con un casco urbano amurallado que en sí mismo constituye un hito del Camino, con su palacio municipal barroco y su iglesia de Santa María de portada renacentista que asombra.

Lo curioso es que Viana recuerda con cariño a nada menos que César Borgia, hijo del lujurioso papa Alejandro VI y hombre cruel y libertino que representa justo lo contrario de lo que engloba el espíritu del Camino. César Borgia, pendenciero donde los hubiera, llegó a Navarra huyendo de una prisión de Nápoles. Corría el año del Señor de 1506, y en 1507, en una pelea espada en mano con el conde de Lerín, murió en el campo de la Verdad, en las afueras de Viana. Y, avatares de la vida, está enterrado en la mencionada iglesia de Santa María.

Hoy en día los ciudadanos –y los peregrinos- se acuerdan más de ese personaje dulcificado por la historia que de los cuatro hospitales que abrieron sus puertas en la localidad.

Foto: Aleksei8 para Wikipedia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario