lunes, 12 de enero de 2015

De París a Compostela en las paredes del monasterio de Poio




M.S. El majestuoso monasterio de San Xoán de Poio, que ya merece por si solo una visita demorada con sus más de mil años de historia, alberga en su interior una curiosidad jacobea poco conocida. Se trata de un mosaico de 80 metros de largo y 2,60 de altura que recorre tres de las cuatro paredes interiores del claustro de cruceiro, y que fue creado por el artista checo Antoine Machourek hace un cuarto de siglo.

Se trata de un extenso recorrido (de unos 200 metros cuadrados de extensión) por el Camino Francés, desde París a Compostela. Bajo la dirección de Machourek (fallecido en 1991), la escuela de canteros que hubo en el monasterio retrató entre 1989 y 1992 los paisajes de la Ruta, sus animales, los principales monumentos de las ciudades que atraviesa, los escudos nobiliarios de cada zona y muchísimos personajes históricos y populares. Toda la obra se realizó en minúsculas teselas blancas, grises, negras y ocres de apenas un centímetro de lado, con las que se consigue un conjunto de gran majestuosidad.

Se trata, probablemente, de la obra más conocida de Machourek, nacido en Moravia en 1913 e instalado en París después de la II Guerra Mundial. A partir de 1958 vivió durante largas temporadas en Poio. Su estilo, ascético y espiritual, impregna el diseño del mosaico del Camino, una razón más para visitar el monasterio. Al edificio se puede acceder todos los días de la semana (domingos y festivos sólo por las tardes) por el módico precio de 1,50 euros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario