lunes, 15 de diciembre de 2014

Torrenovaes, misteriosa y atractiva




HdC. A Galicia ha llegado el otoño: descenso de Compostelas en Santiago, aunque todos los días suman varios cientos las entregadas. Con este tiempo, algunos peregrinos preferían no acometer la subida a las montañas de Pedrafita y entraban en Galicia siguiendo el curso del río Sil. Es lo que hoy se conoce como Camino de Invierno, ciertamente poco frecuentado (tiene sus problemas para ser reconocido y homologado por la Administración, tema en el cual ni quitamos ni ponemos).

Esa Ruta jacobea pasa, justo antes de llegar a la localidad lucense de Quiroga, ante el castillo de Torrenovaes o Torres Novais. Se trata de una fortaleza que perteneció a la orden militar de San Juan de Jerusalén, reconstruida en parte y mostrando un aspecto misterioso y atractivo. Para levantarlo se eligió un cerro áspero que permitiese una defensa fácil. En realidad, esos muros, fosos, ventanas y puertas circulares son restos de tres bastiones desde los que se contempla el río Sil, arteria vertebradora del Camino. Su máximo esplendor tuvo lugar en los siglos XVI y XVII.

No hay comentarios:

Publicar un comentario