miércoles, 3 de septiembre de 2014

Las ruinas de Xenodoquium en la Vía de la Plata en Mérida



HdC. Se llamaba Masona, y en el siglo VI –o sea, plena época visigoda- era el obispo de Mérida. Y Masona, viendo como los pobres se morían como los perros, construyó para ellos un hospital. Rápidamente las instalaciones fueron utilizadas también por los peregrinos que acudían a la tumba de la mártir Eulalia. El edificio acusaba la influencia de otros muchos levantados en el este del Mediterráneo, porque por entonces la vinculación con Bizancio era grande ya que algunos de los obispos de la mitad sur de España habían nacido en Grecia y aledaños. Fue el hospital el famoso Xenodoquium, un edificio central de planta rectangular y remate en ábside. Hoy quedan sus restos, que dan imagen de su grandeza pasada.

¿Qué tiene que ver Xenodoquium con el Camino de Santiago? A priori, nada, pero, primero, acogió peregrinos, y, segundo, los que iban y van a Compostela pasan prácticamente al lado de él. Otrora buscaban refugio allí cuando ya cumplía otras funciones, hoy tiran de móvil y lo inmovilizan en foto. Y siempre, uno de los tesoros artísticos y arqueológicos de la llamada Vía de la Plata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario