miércoles, 2 de julio de 2014

Hostal de los Reyes Católicos de Santiago de Compostela: tradición de peregrinos




E.G. El Hostal de los Reyes Católicos de Santiago de Compostela fue anteriormente el hospital de Santiago y su comarca; y antes hospital y refugio de peregrinos pero también inclusa en la que se acogían expósitos, se bautizaban y se entregaban a amas que los criaban hasta los 3 años a cambio de una compensación económica.

Su construcción tuvo lugar en un tiempo récord (1501-1511) para la época. A pesar de ello la reina Isabel de Castilla, su promotora, no llegó a verlo acabado ya que su muerte se produjo varios años antes. Con el paso de los siglos el magno edificio aún habría de sufrir otra obra express, en 1953, cuando se transformó en hotel de la red estatal. Trabajaron día y noche durante meses para que pudiese ser inaugurado el 24 de julio del Año Santo de 1954 ante el cardenal Angelo Giuseppe Roncalli, que más tarde sería el papa Juan XXIII. Roncali inauguró entonces la Habitación del Cardenal, la más lujosa.


Entre 1511 y 1954, durante 443 años, el edificio cumplió el cometido diseñado por la reina Isabel, acoger, atender y cuidar a peregrinos y enfermos de Santiago. Desde su conversión en Parador aún es posible que unos pocos peregrinos soliciten ser atendidos en el hospital centenario: se mantiene la tradición de dar de comer a los 10 primeros peregrinos que cada día se presenten allí portando su Credencial.

Hoy es posible visitar el edificio sin estar necesariamente alojados en él. Con esta visita veremos curiosidades como el lugar donde estaba el depósito de sanguijuelas del antiguo hospital; o la impresionante capilla con su cierre de enrejado toledano.

Y otra curiosidad. El Hospital tenía jurisdicción propia  y los que atravesaban la línea de cadenas que preside su fachada se sometían ya a su administrador. Esto lo sabían muchos vagos y maleantes, que en ocasiones se refugiaban allí huyendo de la justicia ordinaria.



No hay comentarios:

Publicar un comentario