miércoles, 30 de julio de 2014

El castillo de las Torres, baluarte en la vía de la Plata



C. R. A la espalda, El Real de la Jara. Bajo los pies, el arroyo de la Víbora (¡vaya topónimo para animar al caminante!). O sea, 700 metros atrás, la última localidad andaluza. Y la corriente marcando la frontera administrativa con Extremadura. A la diestra, sobre una loma, los restos muy altivos de una fortaleza, el castillo de las Torres, nombre que le viene como anillo al dedo. El peregrino se halla en el municipio de Monesterio, tierras que vieron pasar a los devotos rumbo a Compostela. De hecho la fortaleza, cuyo origen se desconoce, se levantó ahí para proteger la circulación por la Vía de la Plata, que discurre a medio centenar de metros. Los muros y defensas –sobre todo esos cubos cilíndricos- permiten apuntar a que fue construido en el siglo XV o en el XVI. Por apuntar algunos datos más de este hito del Camino de Santiago, al lado de la puerta se conservan restos de un aljibe que tuvo épocas más gloriosas. De todas maneras, la guarnición debió de ser pequeña, la justa para imponer orden en el territorio circundante: el patio de armas tiene tan sólo 500 metros cuadrados, y para eso, algo escasos. Pero, ¿desde cuándo se utiliza un metro para medir el valor histórico de un castillo?

Foto de Repat para Wikipedia, CC BY-SA 3.0

2 comentarios:

  1. I wish I had known about the aljibe, I would have gone up to see it. It is a lovely spot.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu comentario Christine, nos alegra que te haya gustado.

    ResponderEliminar