miércoles, 29 de enero de 2014

El depósito de sanguijuelas del Hospital Real de Santiago de Compostela, hoy Hostal de los Reyes Católicos



 HdC. El Hostal de los Reyes Católicos de Santiago de Compostela es el edificio civil renacentista más importante de España y el mejor diseñado para cumplir la función para la que fue creado en 1499: ser un hospital que sanara cuerpo y alma de los peregrinos que llegaban a Compostela tras recorrer el Camino de Santiago.

 Hoy, huéspedes y peregrinos pasean por el Patio de San Juan y se sorprenden al advertir inscrito en la piedra: "Hízose en 1848 este depósito de sanguijuelas para sangrar a los enfermos".






En la actualidad solo hay una ventana sobre estas letras talladas, pero en un pasado no tan lejano un recipiente guardaba aquí los gusanos chupasangre usados por los médicos del Hospital Real de Santiago. Si nos remontamos aún más atrás en el tiempo, encontramos en este mismo hueco una sala de braseros y agua caliente. El edificio que mandaron construir los Reyes Católicos en 1499 con fines hospitalarios disponía de un eficaz sistema de calefacción que conducía el calor de la leña hacia las estancias por túneles o glorias; de ahí viene la expresión "estar en la gloria". Lejos de caer en desuso, estos conductos se utilizan todavía hoy para canalizar el aire acondicionado y las salidas de humos tras la reconversión del edificio en Parador en 1954.

No hay comentarios:

Publicar un comentario