miércoles, 26 de junio de 2013

Sobrado dos Monxes y su cañón




HdC. Un gran hito. Nadie lo niega. Histórico y actual. Porque el gran monasterio de Sobrado dos Monxes (Camiño Norte, A Coruña) ha sido recuperado para la vida religiosa y de peregrinación gracias a una comunidad que lo reconstruyó y lo habita. La mayoría de los caminantes que pasan ante él se detienen un par de horas como mínimo, cuando no duermen en su humilde hospedería. Su tienda de recuerdos es acogedora y la oferta realmente muy variada, desde vino de Navarra a galletas de Pontevedra, siempre elaboración de los monjes y monjas. Tiene un punto negro: la enorme e impresionante iglesia se ve abandonada, no de la mano de Dios, pero sí de la de los hombres: las humedades atacan sin miedo a que nadie les ponga coto.
Y una anécdota muy poco conocida. Los montes de la retaguardia, viejos y bajos, forman la sierra de Bocelo, refugio de los carlistas en el siglo XIX. Una de las partidas quedó cercada en el entonces abandonado monasterio, y tras varios días de acoso los realistas trajeron un cañoncito. Y no tuvieron el menor remilgo en disparar contra aquellas venerables paredes. Hoy ni siquiera ese suceso queda en la memoria popular. Y por supuesto, ni rastro de las balas en las pared

es.

No hay comentarios:

Publicar un comentario