miércoles, 10 de octubre de 2012

Albergues del Camino. Disfrutarlos respetándolos (I)



Por Elena Goyanes

Hay muchos espacios en los que se pueden comprobar -y actualizar- los listados de albergues para peregrinos en todas las rutas a Santiago. En dichas relaciones se nos informa de los puntos kilométricos,  número de camas, propiedad, coste, instalaciones y servicios de los albergues. Pero en prácticamente ninguna se nos informa de qué se espera de nosotros cuando llegamos a un albergue.

Por alguna razón, sin duda vinculada a la cada día mayor popularidad del Camino, muchos peregrinos llegan a los albergues convencidos de que hay una obligación para con ellos. Los caminantes llegan y pretenden instalarse como lo harían en un hotel o una pensión, esperando unos servicios concretos y exigiéndolos en caso de que no se cumplan sus perspectivas.

Olvidan que en el Camino nadie tiene obligación con nadie. Que todo lo que se nos da es regalado. Que la acogida al peregrino es una tradición centenaria con unas particularidades muy asentadas. Y que el sentirnos cómodos en un albergue nada debería tener que ver con el hecho de dormir o no en una cama; o tener que compartir ducha y cocina.

Las mejores noches en el Camino son aquellas en las que se duerme en el suelo de piedra de sacristías, en escuelas unitarias abandonadas, en polideportivos e incluso al raso. No hay mejor noche que aquella en la que se duerme en el suelo por haber cedido la litera a otro peregrino con dificultades. En esos casos uno se deja vencer por el sueño sabiendo que ha hecho lo correcto; y se despierta con la sensación de haber aportado algo a ese Camino que tanto y tanto nos ofrece.

La mayor parte de los peregrinos de hoy se levantan al amanecer y comienzan a caminar a oscuras, a veces con linternas, para apurar al máximo la etapa y garantizarse cama al final de la jornada. Otros muchos caminan como con orejeras, sin desviar ni la mirada, estresados por saber que delante camina otro grupo de peregrinos que también van corriendo el Camino para así poder elegir cama.

Lo que no saben esos peregrinos es que los demás los miramos con verdadera lástima. Lástima porque se pierden la belleza del paisaje, el placer de pararse a charlar con un vecino, la tranquilidad de relajarse unos minutos bajo una sombra para, simplemente, disfrutar del momento. Lástima porque sabemos que nunca se detendrán para ver una ermita, una iglesia o un castillo. Ni desde luego perderán tiempo en ningún pequeño pueblo tomándose un café. Ni para dormir la siesta al fresco. Ni para disfrutar de una buena merienda. Ni para dejarse sorprender por un paisaje inmenso.

El objetivo del Camino no es llegar al albergue al mediodía y esperar a que se distribuyan las camas. Tampoco lo es elaborar una programación rígida de viaje según la ubicación de los albergues más cómodos y modernos. Si lo hacemos así nos perderemos el Camino. La elección de los finales de etapa debería tener que ver más con el entorno, con el hecho de querer o no descansar en determinado lugar por su tradición jacobea; por nuestro interés en conocer a determinados personajes imprescindibles del Camino; o por no dejar atrás sin disfrutarlo ese lugar único y espectacular.

Por eso precisamente en Los Hitos del Camino nos hemos decidido a preparar una relación de albergues mágicos del Camino, esperamos que con la ayuda de todos. Albergues que no deberíamos perdernos por  su acogida, tradición o ubicación. Poco a poco la iremos elaborando bajo la etiqueta de Albergues Mágicos, esperando que os sirva de ayuda.

15 comentarios:

  1. que bueno idea! Ribadiso y Guemes, por seguro, para mi.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu aportación. Lo tenemos en cuenta para prepararles un post específico a cada uno :-)
    Un saludo desde Compostela.

    ResponderEliminar
  3. Ribadiso... sin ninguna duda...

    ResponderEliminar
  4. Supongo que lo elegís por edificio y entorno, ¿no?
    Anónimo gracias por participar.

    ResponderEliminar
  5. Exista un ambiente especial alli. En parte, es la pradera y el rio. En parte, es la cocina communal y el comedor anciano. En su mayoría, se trata de todos los peregrinos que han venido de tan lejos, y ahora están tan cerca de su objetivo, y que se han convertido en cómodos en su existencia peregrina. Es un sentimiento. Estaba muy feliz alli!

    ResponderEliminar
  6. LA FABA PRIMERO POR SU ENTORNO Y POR LA BONITA CEREMONIA DE HERMANDAD QUE UN FRANCISCANO CELEBRA EN LA PEQUEÑA Y HUMILDE IGLESIA QUE HAY JUNTO A ESTE ALBERGUE Y TAMBIEN TENEMOS EL ALBERGUE DE SOBRADO DOS MONXES, IMPRESIONANTE, PODER DORMIR ENTRE LAS PAREDES DE ESTE BELLO MONASTERIO, RECORRER SU CLAUSTRO EN MEDIO DE LA NOCHE,ASISTIR A LOS CANTICOS DE LOS QUE ALLI HABITAN ES UN LUGAR INCREIBLE MAGICO..GUARDO UN GRATO RECUERDO DE ESTOS DOS LUGARES QUE SIN DUDA VOLVERE A VISITAR

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por participar.
    Coincidimos plenamente en tus propuestas.
    Saludos y siempre Buen Camino!

    ResponderEliminar
  8. Desde luego del Camino Francés el albergue más bonito por el entorno y por las instalaciones para nosotros es el de Ribadisio. En el Camino Inglés, también nos gustó mucho el de Bruma. Ver el amanecer desde allí ¡no tiene precio! Un saludo! Blog Buen Kamino

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias, Buen Kamino. Parece que a todos nos gusta Ribadiso :-) Analizaremos también tu sugerencia en el Camino Inglés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el camino francés para mi fueron lugares de luz. Castrojeriz .el milagroso San Juan de ortega y la faba donde el cielo y la tierra se ponen en contacto. En el portugués el albergue de Teo y en el primitivo el lugar de Afonsagrada.

      Eliminar
  10. Gracias!!!!!
    Tomamos notas también... Castrojeriz y San Juan de Ortega sí que son lugares mágicos :-)

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias por el post, la verdad es que lo he encontrado muy interesante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos alegramos de que te haya gustado Ana. Gracias por tu opinión.

      Eliminar
  12. Lamento estar de acuerdo con algunas opiniones del post. ¿Donde esta el problema en salir de noche, caminar un rato de noche hasta que empieze a amanecer? ¿Ver amanecer mientras se camina no es hacer el camino? En esas horas se ven juegos de luces que no se ven a otros horas, en mi primera etapa sali de noche porque el peregrino de la cama de al lado me despertó con el ruido y desde ese moneto vi mannecer todos los dias en el camino. Puede que no la comparta todo el mundo, pero ya se sabe "sobre gustos no hay nada escrito"

    ResponderEliminar
  13. Claro que son preciosas las etapas nocturnas y las salidas antes del amanecer, si se hacen con el ánimo que nos describes, Anónimo.
    El problema está más en aquellos que salen de noche a oscuras pero no por ver amanecer en el Camino sino por ser los primeros en llegar.... Es evidente que son diferentes maneras de hacer el Camino. Todas válidas. Pero da un poco de pena pensar en que hay muchos que recorren el Camino sin llegar en realidad a "andarlo", supondo que entendéis...
    Muchas gracias por tu aportación.

    ResponderEliminar