miércoles, 18 de julio de 2012

La leyenda de la muerte del arzobispo

M.S. La Edad Media fue una época peligrosa y de sus riesgos no se salvaban ni los más poderosos. Es el caso del arzobispo compostelano Suero Gómez, quien, inmerso en las luchas de poder de la época, fue asaltado en torno a 1366 por asesinos a sueldo del rey de Castilla Pedro I El Cruel, con quien estaba enfrentado.
El arzobispo murió acuchillado a las puertas de la ciudad, junto al Obradoiro, mientras que el deán de la Catedral, que lo acompañaba, pudo llegar malherido hasta el Altar Mayor del templo (en la foto), donde falleció.
El tiempo hizo que se propagasen varias versiones del asesinato: según unas, el arzobispo fue acuchillado mientras llevaba la Sagrada Forma en la procesión del Corpus a su paso por la dificilmente identificable "calle de la Balconada" o por el estrecho callejón entre la rúa Nova y el Vilar, mientras otras lo relacionan con las insurrecciones populares del momento e incluso con líos de faldas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario