miércoles, 6 de junio de 2012

Los hitos humildes de Los Santos de Maimona, en la Vía de la Plata

HdC. El impulso que cogen día a día los caminos alternativos al a veces masificado Francés están permitiendo descubrir a miles de personas hitos hasta ahora humildes, pero significativos, bonitos, interesantes desde el punto de vista histórico. Son lugares, enclaves y edificios cuyo nombre sólo les suena a sus vecinos, pero que en tierras alejadas como la propia Compostela no dicen nada de nada.
En esa hipotética lista de lugares injustamente olvidados hasta ahora ocupa su lugar Los Santos de Maimona, a la salida de Zafra (Extremadura y, por lo tanto, Vía de la Plata). Es en realidad la primera localidad que se encuentra el peregrino tras abandonar la ciudad de la torre de San Francisco y del convento de Santa Clara. El Camino discurre entre casas aisladas, con pinos aquí y allá como compañeros cuya sombra se agradece ya a partir de ahora. Sólo cuatro kilómetros y medio separan el albergue de Zafra de Los Santos de Maimona, un sitio que perteneció a la orden de Santiago desde la Edad Media, pero que es muy anterior. De hecho en documentos del año 50 a. C. figura con el nombre de Segeda Augurina.
Cierto es que el caminante está fresco y fuerte aún, puesto que lo lógico es que haya pernoctado en Zafra y acometa en esta jornada la distancia que separa la ciudad de Villafranca de los Barros (21 km), pero se recomienda la parada, aunque sea breve, para ver los hitos de Los Santos de Maimona: las brillantes portadas platerescas de la iglesia parroquial de Nuestra Señora de los Ángeles (siglo XVI) y el Ayuntamiento actual, que es la antigua Casa de la Encomienda. Y ya en las afueras, el santuario de Nuestra Señora de la Estrella (siglo XVIII).

No hay comentarios:

Publicar un comentario