domingo, 6 de mayo de 2012

Entrando en Galicia por el Camino del Sudeste

HdC. El Camino –los Caminos- es y seguirá siendo una caja de sorpresas. En ocasiones es el hombre el que las protagoniza, y en ocasiones es la naturaleza. Una naturaleza que se niega a amoldarse a los caprichos del ser humano y que aquí y allá se muestra de manera espectacular. No por el tamaño de sus obras, sino por la manera en que nos las enseña, por sus formas. Parémonos a pensar cuánto le costaría al ser humano construir los bolos graníticos de la fotografía. Que, por cierto, enmarcan el Camino del Sudeste muy poco después de haber entrado en Galicia por el puerto de A Canda, ese que une dicha Comunidad con Zamora. Se trata de una etapa de poco más de una veintena de kilómetros que conduce desde esa invisible frontera hasta la localidad ourensana de A Gudiña, donde se va a bifurcar. Para muchos, restando el kilómetro final por asfalto se trata de un itinerario maravilloso, digno de figurar entre los tres o cuatro mejores de las Rutas jacobeas que rematan en Santiago. Por eso lo incluimos como un hito del Camino.

3 comentarios:

  1. CADA VEZ SOY MAS FELIZ, AL PENSAR QUE CUANDO HAGA MI CAMINO DE SANTIAGO, ESTARE APOYADO Y DOREADOS DE MUCHOS SERES HUMANOS MARAVILLOSOS, ESO ES UNA BENDICION,
    LUIS FERNANDO RAMOS ARENAS
    GRACIAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen Camino, Luis Fernando. Si haces es del Sudeste será duro, pero emocionante.

      Eliminar