viernes, 16 de marzo de 2012

Ladrillo hecho arte en San Vicente del Palacio

HdC. San Vicente del Palacio es un municipio de Valladolid que se encuentra en pleno Camino del Sudeste. La localidad más conocida antes de ese ayuntamiento es Arévalo, y la siguiente que suena es Medina del Campo. Alfonso X primero y los Reyes Católicos después tienen mucho que ver en su crecimiento primero y en su despegue más tarde.

Por ahí pasan los peregrinos, y raro es el que no se detiene ante su austera iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, aunque su nombre real es San Vicente Mártir. Aquí no hay que esperar el granito gallego, sino el ladrillo castellano que da forma a una sola nave con cúpula y pechinas en el primer tramo, y con los otros tres tramos cubiertos con bóveda barroca decorada con yeserías. Dentro, un notable retablo –de nuevo hay que regresar al barroco- y una cruz procesional labrada en plata en el siglo XVI, la cual procede del pueblo de San Miguel de Sarracino (o Sarracín), desaparecido para siempre en el siglo XIX y del que se conservan unos pocos restos.

El Camino, en efecto, está lleno de hitos. Muchos humildes, todos importantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario