jueves, 19 de mayo de 2011

Torres de Oeste, en la Ruta del mar de Arousa y río Ulla



TH. En el interior del río Ulla, por el costado de estribor, se divisan tierras de Catoira; defendidas vehemente en la Edad Media por las conocidas Torres de Oeste. Su origen se remonta a la existencia, durante los siglos I y II a.C, de un pequeño poblado castreño transformado en pueblo comercial durante la época romana (s.s I-II d.C). En este mismo puerto es posible que la mismísima barca apostólica que transportó a Santiago el Mayor después de haber sido martirizado en Jaffa a Iria Flavia hiciese una pausa antes de su recalada final en Padrón.
Fue en el siglo IX, para la defensa de Iria Flavia y Santiago, cuando se construyó la primera fortaleza de Oeste. Los obispos de Iria-Compostela, y los de Asturias, se preocuparon por la defensa del santuario jacobeo y de las poblaciones costeras, sobre todo teniendo en cuenta los ataques viquingos que se repitieron en sucesivas ocasiones. De esta época se conservan -como mostramos en la imagen- dos torres con cachotería pétrea y las esquinas reforzadas con perpiaños, y la cruz -emblema del rei Alfonso III el Magno- labrada en piedra para una de las puertas del recinto que hoy en día se conserva en el Museo de Pontevedra.
En época de Diego Gelmirez (1100-1140) el castillo de Oeste cobró aún más importancia ya que era un lugar donde al arzobispo le gustaba refugiarse en días adversos. De época gelmiriana se conserva la capilla del castillo, construcción sencilla de nave única y ábside semicircular dedicada al apóstol Santiago.

No hay comentarios:

Publicar un comentario