domingo, 29 de mayo de 2011

Monasterio de San Paio de Antealtares




TH. Uno de los muros laterales, característico por su enorme sobriedad y volumen, que cierra un costado de la compostelana plaza de la Quintana pertenece al monasterio de clausura de San Paio de Antealtares. Fundado en el siglo IX por Alfonso II con doce monjes benedictinos para cuidar y dar culto al recientemente aparecido sepulcro del apóstol Santiago. Tras la marcha de estos monjes benedictinos en 1499 el monasterio fue ocupado por monjas de clausura, que se dedicaron a San Paio, que siendo niño fue martirizado en Córdoba.
La actual construcción pertenece casi en su totalidad a los siglos XVII y XVIII ya que la original fue derrumbada. De esta edificación destaca en el centro del sobrio muro, al que dan un toque de color los diferentes geranios que cuelgan de las ventanas, una lápida que recuerda la formación del Batallón Literario, organizado por los universitarios compostelanos para la defensa de Galicia contra las tropas de Napoleón.También la iglesia, de planta de cruz griega, a través de la cual se puede acceder al Museo de Arte Sacro en el que se conserva el primitivo altar que acompañaba al sarcófago apostólico y que fue regalado por Xelmírez a este convento, sustituyéndolo por otro más grandioso en el interior de la catedral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario