jueves, 10 de febrero de 2011

Una visita obligada en el Camino Norte a Santiago



TH. La catedral de Santa María de Modoñedo (s.XIII) es de estilo románico con influencias cistercienses. Se construyó con planta de cruz latina con tres naves, crucero y tres ábsides en la cabecera. La fachada conserva su aire medieval, aunque bastante remodelada en época barroca. Destaca en este frontal la portada románica y el gran rosetón gótico que ilumina la nave mayor. Los tesoros artísticos de la catedral son muchos y de gran calidad.
Comenzando por la nave central, es necesario resaltar las pinturas murales situadas bajo los hermosos órganos barrocos. Estos frescos son obra del llamado Maestro de Modoñedo y fueron pintados en las primeras décadas del siglo XVI en estilo gótico hispano-flamengo. Tales murales fueron trasladados a este lugar tras ser arrinconados de unos antiguos muros que cerraban el coro hacia las naves centrales. En el presbiterio y transepto norte se encuentra la sillería coral de principios del renacimiento, un conjunto de notable interés.
En el extremo sur del crucero se abre la puerta que comunica con el claustro catedralicio. Allí los peregrinos podían disfrutar de un agradable paseo antes de continuar su visita al templo.
El deambulatorio de la catedral mindoniense posee varias capillas. La primera que se abre a mano derecha es la del Santísimo Sacramento, conocida popularmente como la capilla de la Virgen Inglesa. En su interior se conserva una imagen gótica de la Virgen muy querida en la ciudad y que procede de la Inglaterra de finales del siglo XV.
Una puerta situada un poco más adelante comunica con las estancias que configuran las actuales salas del Museo Catedralicio y Diocesano de Mondoñedo. En este museo el peregrino podrá encontrar un notable conjunto de piezas de arte sacro.

1 comentario:

  1. Cuánto me falta por recorrer todavía ... Y cuánto interesante por conocer.
    Un saludo desde estas tierra "bajas"

    ResponderEliminar