jueves, 27 de enero de 2011

El milagro del gallo y la gallina de Santo Domingo de la Calzada



TH. Cuenta la tradición que, entre otros muchos peregrinos que se encaminaban a Compostela, llegó a Santo Domingo de la Calzada un matrimonio alemán con su hijo de dieciocho años llamado Hugonell, procedente de Ad Sanctos (Xanten, en la diócesis de Münster, pero hasta 1821 del Arzobispado de Colonia). En su estancia en la localidad jacobea, una chica del mesón donde se hospedaron se enamoró del joven Hugonell, pero ante la indiferencia del muchacho, decidió vengarse metiendo una copa de plata en el equipaje del joven y cuando los peregrinos siguieron su camino, denunció el robo. Según las leyes de aquella (Fuero de Alfonso X el Sabio) se castigaba con pena de muerte el delito de hurto y una vez fue prendido y juzgado el muchacho, el inocente peregrino fue ahorcado. Al salir los padres de éste camino de Compostela decidieron, antes, pasar a ver a su hijo recién ahorcado el que les anunció que Santo Domingo de la Calzada le había conservado en vida. Ante esto los padres corrieron a junto del Corregidor de la Ciudad a comentarle lo ocurrido, recibiendo por repuesta que su hijo estaba tan vivo como el gallo y la gallina que él estaba a punto de comer, con la sopresa de que en ese preciso instante ambos animales saltaron del plato del Corregidor y se pusieron a cantar. Desde entonces son conocidos los versos:

Santo Domingo de la Calzada
donde cantó la gallina después de asada. 

2 comentarios:

  1. Podéis ver una versión relatada de una forma curiosa y muy interesante en http://juanjoenelcamino.blogspot.com/p/historias-y-leyendas-del-camino.html , o publicada en ISSUU http://issuu.com/juanjosecastro/docs/el_milagro_de_santo_domingo_i?viewMode=magazine.

    Lástima que aún no esté publicada la segunda parte del relato, esperemos que venga pronto.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por la información.
    Conocemos el blog y nos gusta mucho!!

    ResponderEliminar