martes, 21 de diciembre de 2010

León, centro del Camino y de los Caballeros de Santiago



(HdC). El antiguo campamento romano de León heredó de Asturias la capitalidad del reino cristiano neovisigodo y el honor del Camino de Santiago, de ese gran Camino que justamente fue llamado francés porque llegaron por él el Obispo Godescaldo de Le Puy y los monjes cluniacenses, el Rey de Francia Luis VII y centenares de miles de franceses, ricos y pobres (...).

Todo León se convirtió en Camino, casi 300 kilómetros en las actuales provincias de León y Palencia, con muchas iglesias dedicadas a Santiago -aún quedan 30 en la diócesis de Astorga y 33 en la de León- y con monumentos como las iglesias de Carrión de los Condes, Villalcázar de Sirga y San Martín de Frómista, esta última arquetipo del arte románico, y con las ruinas del Monasterio cluniacense de Sahagún, cuartel general de aquellos monjes negros que elaboraron el Codex Calixtinus -la primera guía de turismo del mundo- bajo la dirección de aquel Papa Calixto III, que fue también monje de Cluny (...).

Todo León se convirtió en Camino para los forasteros de ultrapuertos, ofreciéndoles sus "rúas de francos" y su Puente del Paso Honroso, para que exhibieran sus mercaderías y su gallardía caballeresca; sus santos del Bierzo (...)

Pero el Reino de León no fue solamente parte central del Camino de los peregrinos hacia Santiago, sino que en él nació la Orden de Santiago, esa religión de caballeros "mitad monjes, mitad soldados" a la que perteneció en nuestros días José Antonio Primo de Rivera, de quien es la frase que acabo de recordar. Dicha Orden militar fue fundada en 1170 por acuerdo entre el Rey Alfonso VIII y el Papa Alejandro III y comenzó sus hazañas en Cáceres, hasta conseguir la difícil conquista de Extremadura. Los Caballeros de Santiago se establecieron también efímeramente en Aragón, y por mucho más tiempo en Portugal, donde, aunque ya no existen, dejaron su cruz roja como emblema de una importante condecoración. La casa madre de todos ellos está en León y es ese importante hospital de San Marcos, Caput et principium Ordinis Sancti Jacobi, que se ha convertido en nuestros días en uno de los hoteles más suntuosos del mundo. Así León ha continuado siendo siempre Legión de soldados romanos o de peregrinos, de caballeros o de turistas, que son en cierta manera los peregrinos y los caballeros de hoy.

Extracto de Santiago en toda España, varios autores (Editora Nacional, 1972)

No hay comentarios:

Publicar un comentario