miércoles, 15 de septiembre de 2010

Para los amigos del Camino y del dulce


TH. Para estos, en Arzúa, el consejo es ir hasta el emblase de Portodemouros, a diez kilómetros de la localidad (la carretera parte del centro de la villa), y visitar el centro de Interpretación y Museo do Mel, dedicado íntegramente a lo relacionado con la apicultura y el trabajo de las abejas.
En As Barrosas se pasa un robledo típico, mientras que por las aldeas de Ponteladrón, Peroxa y Tabernavella se mezclan los bosques de eucaliptos, pinos y robles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario