miércoles, 29 de septiembre de 2010

Para el día a día en el Camino


TH. En cuanto al apartado de comida y bebida en el Camino nos gustaría recomendaros que siempre, en vuestra mochila, llevéis algo para comer, como frutos secos, chocolate, fruta fresca y algo imprescindible como agua. En el Camino se debe tener en cuenta la distancia existente entre los servicios para prever la comida y la bebida que necesitaremos para cada etapa. Si el peregrino no llega a final de etapa para comer no conviene realizar comidas demasioado copiosas en el Camino; es mejor comer poco y a menudo, para mantener un equilibrio entre la ingestión y el desgaste. Y hay que beber agua aunque no se tenga sed, para recuperar así los líquidos que se pierden por la sudoración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario