martes, 7 de septiembre de 2010

Bruma, en el Camino Inglés, y su humilde capilla


TH. El Camino Inglés pasa por la parrquia de Sigrás, justo por delante de la iglesia puesta bajo advocación de Santiago Apóstol. Es de una sola nave y ábside, y tanto esta última como la fachada son relativamente modernas con relación al resto del edificio: datan de 1600. En esta mezcla de lo viejo y lo nuevo aparecen, sólidos, los muros laterales, con dos contrafuertes. El de la derecha marca una puerta de arco apuntado, tímpano liso y sin columnas. El arco triunfal es antigui, rebajado, casi semicircular. Descansa arriba de columnas con capiteles de volutas de grande volumen y bases dóricas.
Después el Camino Inglés sube por pistas anchas. Son unos kilómteros duros donde el peregrino sólo tiene como compañía la vegetación. Llega al final de la carretera que une Betanzos con el Mesón do Vento, la cruza y por un terreno más fácil se acerca a la humilde aldea de Bruma. Aquí hubo un antiguo hospital, citado en las crónicas. El elemento que va a llamar la atención es una humilde capilla, sencilla, de una sola nave, líneas rectas y campanario pequeño. Una capilla para servir a una población siempre poco numerosa y , por otra banda,  de punto de encuentro y conforto espiritual para los peregrinos, porque este era el lugar donde se encontraban los que venían tanto de Ferrol y de Neda como los que lo hacían desde O Burgo y A Coruña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario