jueves, 30 de septiembre de 2010

Calzado y ropa para el Camino


TH. En cuanto al calzado nunca se debe llevar una que sea nuevo. Las botas deben estar adaptadas al pie; por lo tanto deben ser cómodas, sujetar bien el tobillo en el caso de algún resbalón y posible torcedura, además de tener una buena suela. No es necesario llevar calzado de recambio, pero sí son siempre útiles unas chanclas para que los pies descansen al final del día.
En lo que al tema de la ropa se refiere es recomendable llevar siempre poca ropa: dos juegos de diario y un jersey o una pieza de abrigo para el viento y frío. Los calcetines es recomendable que estén siempre limpios y secos, evitarán así la aparición de ampollas y su consecuente infección. A la hora de caminar sería cómodo disponer de unos pantalones largos, de tipo cortaviento, que se puedan poner y quitar sin necesidad de descalzarse, y un poncho para la lluvia que también cubra la mochila (si se lleva poncha se puede prescindir del chubasquero). Es imprescindible contar con un sombrero o una gorra, en especial en épocas de calor y sol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario