lunes, 30 de agosto de 2010

Y en Betanzos apareció la mismísima Virgen María


TH. Betanzos es un punto emblemático dentro del Camino Inglés. Ciudad amurallada, antigua capital de una provincia que contaba con más de 50.000 personas, vinculada a la historia de Galicia desde los primeros tiempos. Su relevancia dentro del itinerario jacobeo queda patente con fijarse en el nombre del santuario que se levanta muy cercan del cementerio: Nuestra Señora del Camino, un templo renacentista con crucero y fuente que se convirtió en víctima de los desmandos de las tropas napoleónicas cuando llegaron a Betanzos en 1808. Los franceses, de todos modos, no llegaron a ver el templo primitivo encima del cual se levanta este, logicamente medieval, que contaba con un hospital para los peregrinos que se dirigían a Compostela. A su vez, esta iglesia fue levantada porque en aquel lugar apareció más de una vez la mismísima Virgen María.
El santuario de los Remedios (que también se conoce con este nombre) es una obra empezada en 1568 y terminada en 1601. En el exterior, la fachada principal es uno de los mejores ejemplos que dejó eñ Renacimineto en Galicia. La torre, sin embargo, es muy posterior, ya que data del siglos XIX.
Lo que más llama la atención de Nuestra Señora del Camino es su planta, que supondría un primero paso en una concepción que se desarrollará en otras partes de Galicia. Se distribuye en tres tramos, cada uno a su altura: la nave, el crucero y el prebisterio, que parece una sala cubierta con una bóveda de doble trazado. El crucero está cubierto con bóveda de crucería, se abre a los lados y presenta dos capillar puestas bajo la advocación de San Antón la del sur y de San Caetano la del norte. En su interior fuerin descubiertas unas pinturas, con temas que hacen referencia a los milagros protagonizados por la Virgen María.

No hay comentarios:

Publicar un comentario