martes, 17 de agosto de 2010

Una iniciativa de la Asociación de Periodistas y Estudiosos del Camino de Santiago


TH. La Asociación de Periodistas y Estudiosos del Camino de Santiago (Apecsa) sacaba en el año 2003, anterior Año Santo a este 2010, un conjunto de dípticos informativos que divulgaban entre los peregrinos e interesados los distintos puntos de interés dentro del Camino Inglés en sus dos variantes, tanto en el Camino que llega a Compostela desde Ferrol como desde A Coruña. A través de este blog iremos destacando estos puntos de especial interés a lo largo de varios posts.
Comenzando desde el punto más distanciado de Santiago de Compostela, en la variante que parte desde la localidad  de Ferrol, se encuentra en la misma ciudad ferrolana la iglesia de San Francisco. Es característica su austeridad y torres truncadas. Anteriormente, donde ahora se encuentra este iglesia, hubo antes un templo datado en la Edad Media que pertenecía a un convento, se especula que esa iniciativa fue de un discípulo del mismísimo San Francisco de Asís que viajó con él hasta Santiago, en todo caso la fecha aproximada es del siglo XIII.
La historia recoge también que las epidemias del 1400 y del 1403 dejaron a la localidad sin curas y los franciscanos se encomendaron a Dios y salieron a la calle a administrar los sacramentos. A partir de ese momento, curas y franciscanos mantuvieron a lo largo de los tiempos una relación por lo general distante, ya que los primeiros no veían bien los privilegios de los segundos. En un principio sería una comunidad pequeña de 12 frailes que luego aumentaría a 30 con 7 criados y en 1757 tras ser demolida  la vieja iglesia se empieza una nueva. Con la Desamortización de 1835 el declive fue imparable y el abandono hizo que claustros más viejos se convirtieran en un peligro. La Junta Gubernativa ordenó su derrumbamiento.
En la fachada principal de la iglesia caben destacar las pilastras de orden dórico y pedestales. Las torres no quedaron sin terminar por falta de dinero o problemas parecidos sino porque se decidió construir un observatorio astronómico y la altura excesiva impedía una visión clara. La planta es compleja, con 4 capillas a cada lado del brazo más largo. Del interior amplio y oscuro destaca un retablo obra del escultor José Ferreiro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario