lunes, 16 de agosto de 2010

Los posibles problemas del peregrino


TH. En el siglo XII algunos historiadores calcularon que de cada 10 peregrinos que partían a Santiago de Compostela, uno nunca regresaba a su país. Hoy en día las cosas han cambiado y mucho, ya no existen los criminales o bestias salvajes sino que los mayores problemas con los que se puede encontrar el caminante son los relacionados a la metereología, como el caloir excesivo, la lluvia, la niebla o la nieve, alguno que otro robo o timo menor o los percances mecánicos para los ciclistas o los relacionados con el cuerpo.
Entre los problemas físicos más comunes sobresalen las ampollas que se pueden formar en los pies. En este caso lo más conveniente es pincharlas con una aguja con hilo y dejar este dentro hasta que sequen, utilizando más tarde un desinfectante. Tras haber hecho la cura es importante poner unos calcetines ajustados y vaselina a los pies. Suele ser común también entre caminantes y ciclistas las agujetas o tirones musculares, para convatirlas es conveniente tomar mucho azúcar. Beber mucho es básico, pero es mejor que el agua sea siempre embotellada y para las picaduras de insectos o plantas lleve consigo cremas antipicaduras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada