miércoles, 14 de julio de 2010

Overbooking en Santiago


TH.El peso de este año santo es evidente, y para ello sólo basta con acercarse a la entrada de los Caminos a la ciudad compostelana para ver esa avalancha de peregrinos que día a día alcanzan la ciudad del Apóstol Santiago. Si no, y quieren hacerse a la idea de un modo rápido, es suficiente con pisar el centro histórico Santiagués y se podrá palpar en unos segundos la importancia de este año santo. Turistas y peregrinos invaden la empedrada Compostela y más notoriamente lugares como la mítica plaza del Obradoiro, en la que un descanso observando la fachada barroca de la catedral es un merecido premio, también los soportales del pazo de Raxoi dan cobijo y sombra a los peregrinos recién llegados del Camino. A la catedral se abrazan continuas colas desde la plaza de Praterías para entrar a misa o desde la plaza de la Quintana para entrar a abrazar al apóstol Santiago, y la casa del Deán expide sus casi mil compostelas diarias semana tras semana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario