martes, 26 de abril de 2011

La Cucurba



El caminante la hizo suya sin reparar en que el infinito es un ocho acostado. La salvó de residir a ras de tierra para elevarla a la condición de cantimplora. Colgada del cayado, es un aljibe ambulante que otorga a quien la lleva el beneficio del manantial eterno, porque el agua como la vida tiende al infinito.

Su lema: La sed te hará saber.
Su virtud: La fidelidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario