lunes, 17 de octubre de 2016

Los tesoros de Chaves, en un Camino portugués tan secundario como en alza



HdC. Chaves es una localidad, capital del municipio homónimo (44.000 habitantes), situada en el norte de Portugal, en tierras del interior y cercana a la gallega Verín. Por esta última pasaba y pasa el ramal secundario de la (mal) llamada Vía de la Plata y, más correctamente, Camino del Sudeste, por donde entraban los peregrinos del sur y este de España salvando los montes orientales de Ourense.

Pero por Chaves pasaba también un camino de peregrinación que iba a dar a Verín previo cruce de lo que hoy es frontera política, Feces de Abaixo, la cual en realidad sólo existe en los mapas. Una vía con vocación compostelana que quedó olvidada durante siglos y que se ha recuperado en años recientes. Cierto que no suman legión los que transitan por ella, pero cierto es también que cada año el número se incrementa.

Pero siendo Chaves en sí un hito histórico del Camino, lo es también y por personalidad propia su puente de Trajano –que salva el río Támega- y, sobre todo, su castillo (en realidad, su enorme torre de homenaje), impecables tanto el uno como el otro. El peregrino no debe tener prisa y visitarlos. Ganará algo fundamental: un poco más de conocimiento del Camino de Santiago.