miércoles, 11 de noviembre de 2015

Cruces, en el Camino Portugués, románica y barroca



HdC. El románico se suele identificar con el arte tradicional de Galicia, adonde llegó gracias a esa gran banda ancha de la cultura que fue y es el Camino de Santiago. Encontró en esa comunidad los materiales idóneos: un excelente granito para los muros y unas buenas maderas de roble y castaño para los soportes de los tejados, recubiertos con una buena teja del país que se hacía desde el tiempo de la romanización. Y todavía hoy en Galicia permanecen en pie cientos, quizás miles, de ejemplos.

Pero hubo otro momento de esplendor: el siglo XVIII, el barroco, y la catedral compostelana da fe de ello. Multitud de iglesias rurales, grandes y pequeñas, sufrieron reformas, y ahora es muy común ver templos que muestran una base románica y una modificación más o menos profunda barroca.

Todo eso viene a cuento para entender la iglesia de Cruces, unos metros más adelante del santuario de A Escravitude y, por lo tanto, en el Camino Portugués. Una primera impresión lleva al peregrino a doscientos y pico años atrás, y a medida que paso a paso se acerca a esas sólidas paredes se fija en, por ejemplo, los canecillos, que lo retrotraen el románico. 

Y como suele también ser habitual en Galicia, el cementerio alza sus cruces mezclándolas icónicamente con los sillares dispuestos a resistir un millar de años más.

viernes, 6 de noviembre de 2015

Nuevo Centro de Investigación del Camino Inglés en Sigüeiro



 
HdC. La inauguración, el 5 de noviembre, del Centro de Estudos e Investigación do Camiño Inglés en la pequeña localidad de Sigüeiro (Oroso-A Coruña) marca un auténtico hito. Porque es la primera vez en la historia que un municipio mucho más rural que urbano y pequeño se atreve a poner en marcha un centro de esas características, adonde, en opinión de su promotor –el propio Ayuntamiento-, tendrán que acudir todos aquellos estudiosos que se dediquen a la investigación de esa ruta jacobea que tenía como puntos de desembarco principales O Burgo (Culleredo) y Neda, puertos que fueron luego destronados por los cercanos de A Coruña y Ferrol, respectivamente. 

La inauguración –un sencillo acto con el alcalde, el gerente del Xacobeo y una quincena de personas- tuvo lugar en un momento oportuno: con los cursos académicos en marcha, serán muchos los estudiantes que tengan que hacer un trabajo sobre el Camino Inglés. Pero es que además se aprobó recientemente una nueva delimitación del trazado a su paso por Oroso, que está pendiente de señalización. Algo que se llevará a cabo en este invierno, cuando el número de peregrinos pase a ser testimonial. Así, los caminantes olvidarán una kilométrica, nueva y aburrida recta de entrada en la localidad de Sigüeiro y se encontrarán con parajes y recodos tradicionales.