lunes, 27 de julio de 2015

Los carteles de fiestas de Díaz Baliño y Maside para Santiago de Compostela




MSF. Una ciudad celosa de su tradición, orgullosa de su monumentalidad y meta espiritual del Camino. Así se quería ver Santiago de Compostela a través de los carteles de fiestas de principios del siglo XX, auténticas obras de arte que, en aquella época, realizaban grandes artistas del momento. Firmas como las de Díaz Baliño o Maside marcaron en los años veinte y treinta una era en la que, gracias a estas creaciones, el arte se acercó al público general.

O cartelismo en Galicia (Ediciós do Castro, 1993), de María Luisa Sobrino Manzanares, catedrática de Historia del Arte en la Universidad de Santiago, es la obra de referencia para conocer este fenómeno, que se hizo popular tras la generalización de la técnica de impresión litográfica. En Compostela destaca la producción de Camilo Díaz Baliño (1889-1936), padre de Isaac Díaz Pardo, que fue fijo en la cartelería festiva durante todo un decenio hasta su asesinato en la Guerra Civil. 

Las propuestas de Díaz Baliño se centran primero en motivos religiosos y medievales, siempre con la Catedral como fondo, para después dar paso a escenas festivas, fuegos artificiales y la Vía Láctea. En el único año en que Díaz Baliño faltó a la cita, 1931, su sustituto fue otro artista de talla, Carlos Maside, que dejó para la historia un hermoso y muy moderno cartel en apenas tres colores en el que una multitud admira, extasiada, un globo de papel elevándose hacia el cielo.

Resulta curioso saber que en muchas ocasiones estos grandes artistas debían pasar por un concurso público (ya en aquella época) para que sus propuestas de cartel y programa de fiestas se aprobasen. El hecho de que no se imprimiese una gran cantidad de pliegos favorecía que los tamaños no estuviesen estandarizados. La libertad del artista, hoy perdida, era casi total.

viernes, 24 de julio de 2015

Los Fuegos del Apóstol, un espectáculo multitudinario en Santiago de Compostela




HdC. A los que tienen la fortuna de vivir en Compostela no les resulta difícil predecir que este va a ser otro año histórico para el Camino de Santiago. A estas alturas de julio la ciudad se encuentra ya inmersa en plena temporada alta, llena de turistas que disfrutan, además, de un verano especialmente benévolo en lo meteorológico. La Oficina del Peregrino expidió ya a principios de mes la Compostela número 100.000 de la temporada, una buena muestra de que la Ruta, sus paisajes y su patrimonio y su aspecto espiritual siguen de plena actualidad.

Muchos peregrinos llegan estos días para disfrutar del Día Grande de Santiago, que también es el de Galicia. Los recibirán multitud de eventos en las calles y las plazas: conciertos, actuaciones para niños, exposiciones o actividades al aire libre que se pueden consultar en el programa de las Fiestas del Apóstol 2015. Y, sobre todo, una cita que ya es clásica, la de los multitudinarios Fuegos del Apóstol, que este año harán de la necesidad virtud y, ante las limitaciones que imponen los andamios que ocupan parte de la fachada del Obradoiro, se proyectarán no solo en la portada de la Catedral, sino también en la de los otros tres edificios que cierran la plaza. Imágenes en 3D dirigidas desde varias torres que se están montando estos días darán vida a un recinto cuajado de piedra e historia.

Para quienes acudan por primera vez a ver este espectáculo de pirotecnia y proyecciones, cabe reseñar que la entrada en el Obradoiro es siempre complicada. Para garantizarse sitio en la plaza hay que llegar muy pronto. Otra alternativa para contemplarlo, siquiera parcialmente, es buscar lugares como el paseo de los Leones en la Ferradura, o algún otro sitio elevado en el entorno del casco viejo. Si no, habrá que conformarse con la retransmisión que cada año realiza la Televisión de Galicia.

jueves, 23 de julio de 2015

Razones para parar en Zafra, en el Camino del Sudeste




HdC. La extremeña Zafra queda a medio camino entre Sevilla y Mérida. Es la Restituta Iulia Imperial de la época romana, cuando miraba a Hispalis al sur y a Emerita al norte. Es también la Safar o Sajra (lugar escarpado) de la dominación árabe, y en el año 1229 pasará a manos cristianas conducidas espada en mano por el rey leonés Alfonso IX. Ya en épocas recientes, en 1883 el rey Alfonso XII le concedería el título de ciudad y desde 1965 está considerada conjunto histórico nacional.

Y por Zafra pasa desde el siglo XIII el Camino del Sudeste, que en toda esa parte de España sigue una vía romana que con el tiempo recibió el nombre de Vía de la Plata. Una vía que a la altura de Benavente se desvía a la izquierda para acometer los altos de Padornelo y A Canda y entrar en la provincia de Ourense.
El peregrino debe detenerse en Zafra para admirar el alcázar de los duques de Feria, edificio del siglo XV y hoy parador de turismo, con una torre de homenaje de casi 30 metros de altura por 12 de diámetro. La Puerta de Palacio era una de las ocho de las murallas de la ciudad, mientras el convento de Santa Clara fue fundado en 1430 y guarda en su interior la Virgen del Valle, en alabastro y nada menos que del siglo XIII.

viernes, 10 de julio de 2015

El puente de Padrón venció la furia del río Sar


HdC. Si en el post anterior nos referíamos a la localidad coruñesa de Padrón, todo un símbolo en el mundo jacobeo, hoy volvemos a ella. Pero en vez de hablar de voluntades ejemplares de un grupo de jóvenes voluntarios que pasan sus vacaciones ayudando en el Camino Portugués, en este caso es para referirnos a un hito pétreo que estuvo a punto de dejar de serlo: el puente que salva el río Sar, hoy canalizado tras haberse desbordado mil y una veces en el pasado.

Ese puente une el casco histórico con el barrio de A Trabanca, arrancando aquel de la vía que bordea la iglesia también puesta bajo la advocación del Apóstol. La obra es de 1852, pero claro está que nadie piensa que antes del siglo XIX se cruzaba a nado: había otro puente, parece ser que levantado dentro del estilo gótico y que sustituyó a otro incluso anterior. ¿Una barbaridad humana tirar el viejo y levantar este? Nada de eso: la furia del Sar de llevó todo por delante.

Al otro lado, la fuente del Carmen –reconstruida a finales del XVIII- y el convento. Ahí está el albergue, que no abre hasta bien entrada la tarde.

miércoles, 8 de julio de 2015

Voluntariado en Padrón, en pleno Camino Portugués

HdC. No es un monumento este hito en el Camino: es un conjunto de voluntades. Porque jóvenes de Rusia, Corea del Sur y de toda España se han dado cita en este mes de julio en la localidad coruñesa de Padrón (a donde hace dos milenios regresó el cuerpo decapitado del Apóstol Santiago) para echar una mano gratis et amore. Se han dividido en tres grupos: uno atiende en la oficina de turismo local a extranjeros que no hablan español ni gallego, y en los ratos libres traducen al ruso y al coreano folletos ya existentes; otro se bate el cobre recorriendo el Camino Portugués en el tramo que compete a Padrón y centrándose en mejorar la señalización, llevándosela a la ciudad y repintándola en plan artesano; y el tercer grupo (al que corresponde la foto) se organiza en torno a una mesa al comienzo de O Espolón –por donde pasa la Ruta jacobea- y ayuda a todos los peregrinos que por allí pasan, que en estos días son numerosos.

Lo que es un hito es que mil cien años después del comienzo de las peregrinaciones el espíritu solidario siga más vivo que nunca. También gracias al esfuerzo de estos voluntarios.

lunes, 6 de julio de 2015

Los Caminos del Norte a Santiago entran en la lista del Patrimonio de la Humanidad


HcD. Más de 1.500 kilómetros de los Caminos de Santiago acaban de ser declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, en un nuevo gesto de reconocimiento a la importancia cultural, histórica y patrimonial de las Rutas Jacobeas. La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura respalda así a los llamados Caminos del Norte, que atraviesan las comunidades de La Rioja, País Vasco, Cantabria, Asturias y Galicia.

La más larga de las rutas reconocidas es el Camino de la Costa, que bordea el litoral cantábrico desde Irún a Ribadeo, donde se adentra en el interior de Galicia para pasar por Sobrado dos Monxes y unirse al más popular Camino Francés a la altura de Arzúa. El Camino Primitivo, por su parte, es una impresionante travesía por las montañas lucenses entre A Pobra de Burón (A Fonsagrada) y Arzúa, donde también toma la ruta principal.

La Unesco también incluye en el reconocimiento al Camino Vasco-Riojano, que se inicia en Irún, en la frontera con Francia, y se une al Camino Francés en Santo Domingo de la Calzada; y el Camino Lebaniego, que atraviesa los Picos de Europa desde San Vicente de la Barquera para visitar el monasterio de Santo Toribio de Liébana y desembocar en el Francés en Mansilla de las Mulas.

Esta decisión amplía el reconocimiento otorgado en 1993 al Camino Francés. En la valoración, la Unesco destacó el "rico patrimonio arquitectónico de gran importancia histórica, compuesto por edificios destinados a satisfacer las necesidades materiales y espirituales de los peregrinos: puentes, albergues, hospitales, iglesias y catedrales". También se tuvo en cuenta que algunas de estas rutas son las primeras empleadas por los viajeros para visitar los restos del Apóstol tras su descubrimiento en el siglo IX.