lunes, 4 de mayo de 2015

Trinidad de Arre: Puente, hospital de peregrinos a Santiago y oficina de recaudación de impuestos



HdC. Cinco kilómetros y medio antes de llegar a Pamplona –puro Camino Francés, por lo tanto- el peregrino pisa el puente de Trinidad de Arre/Villava, una obra entre majestuosa y sencilla, de grandes dimensiones y de factura no brillante desde el punto de vista técnico/estético… pero ahí aguanta. Arre está habitado ininterrumpidamente desde los tiempos de las legiones romanas, y fue refundada en 1184 por Sancho VI.
El puente presenta seis arcos y permite salvar el río Ulzama, dando acceso a un convento y antiguo hospital de peregrinos. ¿De cuándo data este? Pues los historiadores no se ponen de acuerdo: algunos buscan el origen en el siglo XIII e incluso en el XII, pero lo cierto es que la documentación escrita se refiere a su existencia en el siglo XVI, lo cual no quiere decir, por supuesto, que no hubiera abierto sus puertas por primera vez mucho antes.
En el XVI comenzó a bajar ostensiblemente el número de peregrinos, sobre todo por los efectos de la preminencia de las tesis de Lutero en todo el este de Europa. ¿Qué hizo la Iglesia católica? Reconvertir el hospital en una clavería. O sea, en una oficina responsable de recaudar tributos e impuestos varios. Eso es historia. A partir de ahí, cada quien que piense lo que quiera.
Foto: Rafax para Wikimedia Commons, CC BY-SA 4.0