miércoles, 30 de julio de 2014

El castillo de las Torres, baluarte en la vía de la Plata



C. R. A la espalda, El Real de la Jara. Bajo los pies, el arroyo de la Víbora (¡vaya topónimo para animar al caminante!). O sea, 700 metros atrás, la última localidad andaluza. Y la corriente marcando la frontera administrativa con Extremadura. A la diestra, sobre una loma, los restos muy altivos de una fortaleza, el castillo de las Torres, nombre que le viene como anillo al dedo. El peregrino se halla en el municipio de Monesterio, tierras que vieron pasar a los devotos rumbo a Compostela. De hecho la fortaleza, cuyo origen se desconoce, se levantó ahí para proteger la circulación por la Vía de la Plata, que discurre a medio centenar de metros. Los muros y defensas –sobre todo esos cubos cilíndricos- permiten apuntar a que fue construido en el siglo XV o en el XVI. Por apuntar algunos datos más de este hito del Camino de Santiago, al lado de la puerta se conservan restos de un aljibe que tuvo épocas más gloriosas. De todas maneras, la guarnición debió de ser pequeña, la justa para imponer orden en el territorio circundante: el patio de armas tiene tan sólo 500 metros cuadrados, y para eso, algo escasos. Pero, ¿desde cuándo se utiliza un metro para medir el valor histórico de un castillo?

Foto de Repat para Wikipedia, CC BY-SA 3.0

lunes, 28 de julio de 2014

La Reina Letizia ya tiene su Pulsera Peregrina




HdC. La reina doña Letizia recibió el pasado día 25 de julio su Pulsera Peregrina, de manos del alcalde de Santiago. La pulsera fue el regalo institucional del Ayuntamiento de Santiago a la reina, durante la visita que los reyes realizaron a Compostela con motivo del Día de Galicia. El consistorio había ya regalado hace cuatro años la misma pieza a doña Sofía con motivo de su estancia en la ciudad durante el Xacobeo de 2010.


Felipe VI realizó este fin de semana su primer viaje a Galicia desde su proclamación como rey de España, y asistió a la ofrenda al Apóstol acompañado por doña Letizia. Su Majestad la Reina fue obsequiada con la Pulsera Peregrina, una creación de la compostelana Joyería Jael que ejemplifica el espíritu de Santiago y del Camino. Se trata de una joya realizada en plata en la que las diferentes etapas de la Ruta Jacobea se representan a través de varios "hitos" o piezas alusivas.


Desde su lanzamiento, en 2010, la Pulsera Peregrina se ha convertido en otra “credencial” del peregrino a Compostela. Su realización es una muestra más del compromiso de la Joyería Jael con al arte y con la promoción de la ciudad y sus atractivos turísticos y espirituales.


jueves, 24 de julio de 2014

Los peregrinos no llegaban a la Catedral de Santiago por la Plaza del Obradoiro





HdC. La historia no hay quien la cambie: los peregrinos no entraban en la catedral compostelana por la Plaza del Obradoiro. Eso es una “inventio” de poco más de 50 años. Los peregrinos en la Edad Media y Moderna, los tradicionales, accedían a la basílica por la Plaza de Azabachería. Y la correspondiente fachada llegó a encontrarse en tan mal estado –el tiempo nunca perdona- que llegó un momento en que no hubo más remedio que levantar otra, la actual. Desapareció también, en un momento dado, la Fuente del Paraíso que allí estaba y donde los peregrinos se levaban simbólicamente, y fue trasladada al claustro, donde aún puede verse.

Pero en fin, lo que más pasa desapercibido en la actualidad es el frontón curvo de esa fachada de Azabachería, con el Apóstol Santiago encima de todo. Nadie mira para él. Y si lo hiciera se daría cuenta de que ese remate, arriba, está sustentado por cuatro moros atlantes. Claro que nadie iba a pedir a los antepasados que fueran políticamente correctos, porque lo que se estaba representando para el futuro era que los infieles, los seguidores de Alá y Mahoma, del falso dios y falso profeta, los enemigos, tenían que estar debajo de la cristiandad y cargar con el peso de lo que eso significaba: Santiago, victorioso.

lunes, 21 de julio de 2014

Mirador geológico de Campodola. Un desvío obligado entrando a Galicia por el Camino de Invierno.





HdC. Hay que comenzar por decir las cosas como son: hoy en día Compodola no es, aún, un hito del Camino. Porque por esa protuberancia de la corteza terrestre no pasa la ruta jacobea, si bien lo hace muy cerca, tanto que merece la pena invertir un rato en conocerla. 

Situémonos: Camino de Invierno –al que todavía le faltan algunos reconocimientos oficiales, a pesar de que está bien documentado históricamente-, localidad lucense de Quiroga. Al norte empieza a crecer la maravillosa sierra de O Courel (por donde, por cierto, entraba otro Camino tan secundario como bonito). Y en esos prolegómenos se alza Campodola.

Pero, ¿qué es, además de una montaña alargada y alomada? Pues ni más ni menos que el primer trozo de Galicia. Esa montaña presume de ser, en efecto, la más vieja de Galicia, su nacimiento geológico. Muy fácil de admirar desde la carretera porque hay lugares para aparcar y paneles explicativos. Para el peregrino quizás sea incómodo ir andando, pero en un taxi queda muy cerca (y, por lo tanto, la tarifa a pagar no resulta elevada). Porque, ¿qué peregrino no quiere hacerse una foto con este monumento natural de fondo sabiendo que tiene nada menos que 488 millones de años?



miércoles, 2 de julio de 2014

Hostal de los Reyes Católicos de Santiago de Compostela: tradición de peregrinos




E.G. El Hostal de los Reyes Católicos de Santiago de Compostela fue anteriormente el hospital de Santiago y su comarca; y antes hospital y refugio de peregrinos pero también inclusa en la que se acogían expósitos, se bautizaban y se entregaban a amas que los criaban hasta los 3 años a cambio de una compensación económica.

Su construcción tuvo lugar en un tiempo récord (1501-1511) para la época. A pesar de ello la reina Isabel de Castilla, su promotora, no llegó a verlo acabado ya que su muerte se produjo varios años antes. Con el paso de los siglos el magno edificio aún habría de sufrir otra obra express, en 1953, cuando se transformó en hotel de la red estatal. Trabajaron día y noche durante meses para que pudiese ser inaugurado el 24 de julio del Año Santo de 1954 ante el cardenal Angelo Giuseppe Roncalli, que más tarde sería el papa Juan XXIII. Roncali inauguró entonces la Habitación del Cardenal, la más lujosa.


Entre 1511 y 1954, durante 443 años, el edificio cumplió el cometido diseñado por la reina Isabel, acoger, atender y cuidar a peregrinos y enfermos de Santiago. Desde su conversión en Parador aún es posible que unos pocos peregrinos soliciten ser atendidos en el hospital centenario: se mantiene la tradición de dar de comer a los 10 primeros peregrinos que cada día se presenten allí portando su Credencial.

Hoy es posible visitar el edificio sin estar necesariamente alojados en él. Con esta visita veremos curiosidades como el lugar donde estaba el depósito de sanguijuelas del antiguo hospital; o la impresionante capilla con su cierre de enrejado toledano.

Y otra curiosidad. El Hospital tenía jurisdicción propia  y los que atravesaban la línea de cadenas que preside su fachada se sometían ya a su administrador. Esto lo sabían muchos vagos y maleantes, que en ocasiones se refugiaban allí huyendo de la justicia ordinaria.