viernes, 29 de noviembre de 2013

La Casa Gótica de Santiago de Compostela




HdC. Lo que en Santiago de Compostela se conoce como la Casa Gótica son los restos de lo que se supone era un palacio medieval mucho más extenso, ejemplo de la arquitectura civil compostelana de estilo gótico (s. XIV). Desde 1951 acoge el Museo de las Peregrinaciones, que actualmente comparte con el antiguo edificio del Banco de España en la Plaza de Platerías. Conserva elementos originarios como la parte baja, la puerta de su fachada principal y ventanas con arcos apuntados. Destacan también los canecillos esculpidos con diferentes motivos.

jueves, 21 de noviembre de 2013

Antiguo Hospital de S.Lázaro





Hdc. Ya desde el s.XII, la ciudad contaba, en la entrada del Camino Francés, con un hospital dedicado expresamente a los enfermos de lepra, en el que se atendía únicamente a los hombres ya que las mujeres se derivaban a otro centro similar ubicado en Santa Marta.
La vieja leprosería de Compostela estuvo perdida durante siglos hasta que resurgió tras unas obras de restauración hechas por la Xunta de Galicia en una de sus sedes.
Al entrar en Santiago por el barrio de San Lázaro, un poco antes de pasar la Iglesia, hay un edificio a mano derecha que acoge la Dirección Xeral de Montes, identificado así en su exterior, que esconde estos restos. Se trata de un edificio administrativo. Para poder ver los restos habrá que identificarse en los arcos de seguridad de la entrada.

miércoles, 6 de noviembre de 2013

El encanto de Pons Fiterie sigue incólume

HdC. El Códice Calixtino se refiere a un Pons Fiterie. Y sin el menor atisbo de duda es ese uno de los grandes hitos del Camino Francés. Porque se refiere nada menos que al Puente Fitero, muy cerca de su impresionante hospital de peregrinos puesto bajo la advocación de San Nicolás.

El puente tiene hoy en día 7 arcos, pero fue mayor y presumió de 11. Fue Alfonso VI quien lo mandó construir, y en la actualidad un extremo se fija en la provincia de Burgos y otro en la de Palencia, y abajo, el río Pisuerga. Su estado es excelente, tras el arreglo en profundidad de los primeros años de este siglo.

Una vez en suelo palentino, el primer pueblo ha sido bautizado como Itero de la Vega. No era así en tiempos medievales, puesto que el Camino lo dejaba a un kilómetro de distancia. Ahora se cruza y se sale de él… por pistas de concentración parcelaria. Pero ese pequeño borrón no logra oscurecer el magnífico recuerdo del venerable Pons Fiterie que el peregrino se llevará para siempre.

lunes, 4 de noviembre de 2013

El cementerio de Lavacolla

HdC. Pasado el día de Difuntos, de tanta raigambre en la tradición cristiana, los visitantes de los cementerios de los Caminos de Santiago habrán tenido la ocasión de contemplar algunos con personalidad propia desde el punto de vista estético. No es lo que el peregrino más ve, ni tampoco suele detenerse en ellos, pero algunos rompen esta norma no escrita y se van convirtiendo en pequeños y entrañables hitos del Camino. Quizás el más emblemático en el Camino Francés, en su tramo gallego, sea el de Lavacolla. Y es que, tras bordear el aeropuerto compostelano del mismo nombre y descender suavemente, el peregrino se encuentra con un espacio abierto con uno de sus laterales ocupado por un cementerio de alta entrada. Llama la atención, sin duda, y sin duda también por eso raro es el que no se detiene en él. Merece la pena.