lunes, 26 de agosto de 2013

Un puente casi olvidado de Ponferrada por el que discurre el Camino de Invierno

HdC. Cuando se sale de Ponferrada por el poco frecuentado pero no por ello menos histórico Camino de Invierno la etapa depara una primera y agradable sorpresa. Y es que, en efecto, hay que circular por un puente que permite salvar el río Boeza. La obra es de dimensiones respetables, y quizás injustamente ha sido olvidada mucho tiempo. Se especula con que es posible que ese arrinconamiento se deba a que no se trata de un puente romano –cuando en todo el noroeste hispánico se atribuyen a las legiones la construcción de cuanto puente había–, sino que data del siglo XVI.

martes, 13 de agosto de 2013

La fuente de Santa Irene empieza a caer en el olvido

HdC. Hay hitos grandes e hitos pequeños. Al menos en los Caminos de Santiago. Los primeros figuran en cualquier guía que se precie, los segundos son, sin embargo, más estimados por los amigos de lo encantador y de lo encantado, de las pequeñas cosas que alegran -y hasta justifican- el ir poniendo un pie delante del otro kilómetros y kilómetros.
La fuente de Santa Irene se encuadra en el capítulo de los pequeños. Si se quiere, de los minúsculos. Y además, poco a poco va entrando en el de los olvidados.
Se encuentra en el municipio de O Pino. Es decir, el limítrofe con Santiago, el que se abandona para pisar los aledaños del aeropuerto de Lavacolla. Pero antes del albergue de Pedrouzos, y unos metros también antes del de Santa Irene, se alza la fuente de la fotografía, vecina de un templo tan sencillo como antiguo. Su estado es aceptable, aunque siempre podría ser mejor, pero las visitan escasean más y más. El porqué resulta fácil de entender.
Desde O Cruce el Camino baja en paralelo a la carretera Lugo-Santiago, que queda justo a la izquierda. Y en determinado punto la cruza por abajo, por un túnel de cemento sinceramente feo y pintarrajeado. Ante los ojos, el albergue de Santa Irene. De manera que los peregrinos, con mucha lógica, tienen a caminar hacia esta, que dista sólo dos centenares de metros escasos y a olvidarse del poco atractivo túnel.
¿Ese es el Camino? No. Esos doscientos metros no figuran en el Camino oficial. Para seguir este no queda otro remedio que recorrer el túnel, dejar la fuente y la iglesia a la izquierda, pisar asfalto, tener la carretera a la diestra, cruzarla –muy peligroso- y llegar al albergue, una vuelta que no tiene ningún sentido excepto uno: el histórico. Y ahí está la fuente para demostrarlo.