lunes, 25 de febrero de 2013

Hospital do Incio, el mármol azulado

Autor: José Antonio Gil Martínez
M.S. El Camino de Santiago era hasta no hace mucho el auténtico sistema venoso de Galicia, con sus arterias principales (los Caminos hoy conocidos) y otros capilares menores que llevaban a los peregrinos a la Ruta principal. Sirva como ejemplo esta descripción del injustamente olvidado Ánxel Fole sobre la iglesia de Hospital do Incio, construida en el mismo mármol azulado con que los romanos de Lucus Augusti elaboraban sus estatuas en la época imperial. El texto se incluyó en la colección de relatos Terra brava y está escrito en el hermoso, intrincado y nada estandarizado gallego de la época (fue escrito alrededor de 1955), que reproduce el habla propia del interior de la provincia de Lugo.

"A eirexa do Hospital é unha eirexa románica, pequena, mais moi fermosa, de marbre azuado do país. Nas beiras do adrio, hai dúas torres arredadas da eirexa, cas paredes cheas de hedra. Vese que en tempos antigos eran moito máis altas, e que se caíra a parte cimeira, ou lles foran rebaixando. Unha é hoxe campanario i a outra está convertida en panteón dos señores da casa da Pobra. A eirexa foi forteza dos Hospitalarios, que gardaban o antigo vieiro de peleriños que pasa por eilí, e que, según sentín decir, vai colle-lo chamado Camiño Francés non lonxe de Rubián de Cima. Drento da eirexa pódese ver o sartego dun Comendador da Orde. O adrio é sombrizo con castiñeiros e concheiros i un gran eucalipto ó pé do panteón".

"La iglesia del Hospital es una iglesia románica, pequeña, pero muy hermosa, de mármol azulado del país. En los márgenes del atrio, hay dos torres alejadas de la iglesia, con las paredes llenas de hiedra. Se ve que en tiempos antiguos eran mucho más altas, y que se les cayó la parte superior, o que las fueron rebajando. Una es hoy campanario y la otra está convertida en panteón de los señores de la casa de A Pobra. La iglesia fue fortaleza de los Hospitalarios, que guardaban el antiguo vial de peregrinos que pasa por allí, y que, según he oído, va a tomar el llamado Camino Francés no lejos de Rubián de Cima. Dentro de la iglesia se puede ver el sarcófato de un Comendador de la Orden. El atrio es sombrío con castaños y nogales y un gran eucalipto al pie del panteón".

jueves, 14 de febrero de 2013

La Pulsera Peregrina ya se puede adquirir en la web

HdC. El éxito que está teniendo la Pulsera Peregrina nos ha llevado a organizarnos para poder venderla también por Internet.

Muy poco a poco, la Pulsera se está convirtiendo en todo un símbolo de la ruta, un precioso recuerdo de la ciudad, pero sobre todo de la mágica experiencia que supone recorrer el Camino de Santiago.




Hasta ahora se podía adquirir en Santiago de Compostela y, los Hitos del Camino Francés, en diversos puntos del Camino de Santiago en Galicia.

Bien, pues desde hoy la Pulsera se puede también adquirir en la web, en la tienda que se ha habilitado con esta finalidad.

Pero no podréis comprar directamente en internet los Hitos del Camino Francés si antes no demostrais al creador de la Pulsera, Jael Joyería, que habéis hecho el Camino de Santiago. Porque ya sabéis que los Hitos del Camino Francés de esta Pulsera Peregrina son una especie de credencial del peregrino, reservados para los que han realizado o están realizando el Camino de Santiago. Si formáis parte de este grupo no tenéis más que contactar con Jael; pasarle una copia de vuestra Compostela; y ellos os proporcionarán una clave para, a través de la web, poder haceros con los Hitos que deseéis.

Os dejamos aquí otra imagen de la tienda, a la que podéis acceder directamente desde la web de la Pulsera Peregrina.



¡Buen Camino, peregrinos!

lunes, 4 de febrero de 2013

El Pórtico de la Gloria


HdC.El Pórtico de la Gloria fue construido en el siglo XII como un gran tríptico que recibía a los peregrinos del Camino de Santiago en el lado de occidente de la Catedral de Santiago de Compostela, en una época en la que los sermones en piedra eran el medio más útil de ilustración popular.
Ya en el siglo XVIII, la actual fachada barroca tapó esta joya románica policromada en su origen y esculpida por el Maestro Mateo, inmortalizado como una de las 135 estatuas y alto relieves de este conjunto escultórico distribuido en tres arcos. Durante siglos fue la fachada occidental de la Catedral pero, desde el s.XVIII, permanece oculto tras la portada barroca, al cruzar un nártex con bóvedas apuntadas y un estilo de transición entre el románico-bizantino y el ojival.

Pórtico de la Gloria (Fotografía de Adolfo Enríquez).

Se trata de un colosal tríptico con un extenso programa iconográfico realizado por el Maestro Mateo, cargado de enigmáticos mensajes. En su origen era policromado en vivos colores y oro, aunque las inclemencias del tiempo, el paso de los años y las agresiones, como la provocada al realizar una copia en yeso del original en 1866, hicieron necesaria su restauración en nuestros días. 

Su lectura es compleja y debe realizarse en varios ejes, aunque podríamos simplificarla a grandes rasgos diciendo que el arco de la izquierda representa la Humanidad antes de Cristo; el de la derecha después de Cristo, con el Juicio Final; y el arco central contaría el Reino de Cristo Glorificado.

Destacan las figuras de Jesucristo, en el centro, que mide cerca de tres metros de altura. Agrupados a su alrededor están los cuatro evangelistas, todos ellos con sus animales simbólicos. En la arquivolta, en disposición radial, los veinticuatro Ancianos del Apocalipsis templan sus instrumentos antes del concierto celestial. 

El parteluz sirve de base para la figura del Apóstol Santiago. En las ramas del árbol de Jessé, que ascienden por el fuste de mármol, se aprecia la huella de los cinco dedos que tradicionalmente allí colocaban los fieles al orar ante el Apóstol. En la actualidad ya no es posible realizar este rito, porque el tiempo ha acabado por deteriorar esta zona del Pórtico. 

Como tampoco se puede ya chocar la cabeza contra los rizos del Maestro Mateo. La tradición popular rebautizó esta figura, situada en la parte trasera del parteluz, como O Santo dos Croques, porque muchos pensaban que de esta manera les sería transmitida la sabiduría y el ingenio del maestro. Los peregrinos adoptaron con el tiempo este ritual como suyo, aunque en origen era una acción propia de los estudiantes de la Universidad de Santiago, una de las más antiguas de España. 

Las grandes figuras de apóstoles y profetas descansan sobre los pilares que soportan los arcos. Entre ellas destaca el profeta Daniel, famoso por su risa burlona y contagiosa. Cuenta la leyenda que el profeta se sonreía al ver las protuberantes formas de la figura femenina que tiene enfrente. De hecho, otra tradición refiere que el encargado de la obra mandó serrar los pechos de la escultura y que, como protesta, el pueblo de Santiago decidió elaborar el queso con forma de tetilla. Esta historia la cuentan como origen del famoso queso gallego Queso Tetilla.