lunes, 28 de noviembre de 2011

Equipo para el Camino de Santiago: la mochila

E.G. La mejor mochila para el Camino de Santiago es la más pequeña y ligera. Y si dudas sobre lo que te digo, solo piensa en que no se trata de cargarla un rato a ver si pesa sino de que se convierta durante semanas (según el recorrido) en una parte más de tu cuerpo. ¿Comprarías unos zapatos de 2 kg. de peso?¿Y un paraguas de 3? Pues eso. Que si tienes que comprarla has de buscar la más ligera y pequeña, ya que lo que ahora te parece imprescindible para un viaje largo en cuanto salgas al Camino la mitad seguramente acabe en una estafeta de correos.
Si puedes elegir elígela con doble fondo, para poder separar la ropa ya utilizada; con varios bolsillos exteriores, para el calzado de repuesto, el neceser o el botiquín; y hazte con algunas correas complementarias para poder atar cómodamente la botella de agua o la esterilla, útil este último que, si vas realmente haciendo el Camino, necesitarás más de una vez para dormir.


En cuanto a su estructura, queda fuera de toda duda que no debe incluir las clásicas barras de aluminio de los equipos de montaña (aunque no pese la estructura no sólo no es necesaria sino que resulta muy incómoda). Que debemos probarla y reprobarla hasta estar convencidos de que resulta adecuada para nuestros hombros y espalda. Y que una de las más importantes cosas es que el cinturón se ajuste como un guante a la cadera, ya que será la parte de nuestro cuerpo que más sufra con el peso.
Y si hay varias que cumplen estos requisitos elije la que cuente con correas de ajuste cómodas y a la altura debida (así es más probable que la llevemos bien encajada en nuestro cuerpo); con un ligero acolchado en la zona de la espalda (por si un día la hacemos deprisa y nos queda algún objeto duro en esa zona, para que no se nos clave durante la marcha); y con bolsillos interiores en la parte superior o gorro, para poder separar los papeles y cosillas importantes, como la Credencial o la documentación, por ejemplo.


La Casa Gótica, restos de la Compostela medieval


L.Ch. Parte del edificio que hoy alberga el Museo das Peregrinacións, frente a San Miguel dos Agros, fue levantada hacia mediados del siglo XIV. Esto hace que la conocida como ‘Casa Gótica’ pueda presumir de ser una de las edificaciones civiles más antiguas de la ciudad. Su torreón de cantería de granito rehabilitado está decorado con puerta y ventanas de arco ojival. Conserva también elementos originales como los canecillos que sostienen el alero. A esta construcción se le añadirían otras en los siglos XVII y posteriores, hasta que se consiguió la actual configuración de espacios a mediados de los años 70.

Este inmueble se encuentra a las puertas del Callejón de Jerusalén, donde estuvo el hospital del mismo nombre o de los armenios que atendía a peregrinos del rito griego y fue cerrado en 1525 por orden del Cabildo. “Recuerda los tiempos de peregrinaciones en que Santiago era centro de las más extrañas corrientes de cultura”, escribió Filgueira Valverde.

viernes, 25 de noviembre de 2011

Hitos del Camino se presenta en la Universidad de Helsinki

HdC. Este post lo escribimos para alimentar nuestro orgullo. Hitos del Camino, ha sido presentado la semana pasada en la Universidad de Helsinki ante un público compuesto por profesores y alumnos de la entidad, así como de estudiantes del Centro de Idiomas, de institutos de enseñanza media y de centros Senior a los que acuden personas que, una vez jubiladas, quieren ampliar sus conocimientos.
La presentación corrió a cargo del periodista ferrolano Cristóbal Ramírez, quien impartió dos conferencias sobre el Camino de Santiago y su proyección en el siglo XXI. A la hora de hablar de los recursos en la Red sólo recomendó un blog, que es éste, lo cual, para nosotros, constituye un motivo de satisfacción.

martes, 22 de noviembre de 2011

Tesoros ocultos del Hostal de los Reyes Católicos de Santiago


L.CH. El Hostal dos Reis Católicos es el edificio civil renacentista más importante de España y el mejor diseñado para cumplir la función para la que fue creado en 1499: ser un hospital que sanara cuerpo y alma de los peregrinos. Esta dualidad define la extraordinaria estructura del inmueble, originariamente con planta de cruz latina y dos claustros y ampliado en el siglo XVIII a los cuatro patios actuales. 


La capilla ocupó siempre el corazón del recinto. Hacia ella miraban los huéspedes de las peregrinarías del piso inferior. En dirección a su altar de doble altura se orientaban las camas de las tres alas de enfermerías del nivel superior. Y junto a ella, en la sacristía alta, se situó en 1847 el 'Observatorio de Agonizados' para que los moribundos pudiesen oír la misa. Una inscripción en el dintel de la puerta lo recuerda aún hoy.

Jubileos (y IV). Los próximos hitos.


HdC. Hay hitos materiales y hay hitos inmateriales. Algunos se tocan, otros los atisbamos a lo lejos. Entre estos últimos están los años santos que van a venir. Todo el mundo sabe que el 2021 es el próximo. Pero, ¿y los siguientes? Pues en realidad resulta muy fácil “adivinarlos”, ya que el ciclo es 6, 5, 6, 11. De modo que hace unos meses comenzamos el tramo largo de 11 años. Después del 2021 vienen el 2027, 2032, 2038, 2049, 2055, 2060, 2066, 2077, 2083 y 2094. ¿Y más adelante? Eso ya será el siglo XX. Otra historia.
¿A que suena un poco a ciencia ficción? Pues que nadie tenga duda: el Camino de Santiago estará ahí, esperando a los peregrinos.

sábado, 12 de noviembre de 2011

La Compostela, certificado del peregrino compostelano


E.G. En el inicio de las peregrinaciones, allá por el s.IX y X, la demostración de que se había estado en Santiago era llevarse consigo una insignia con la concha de vieira (venera), con la que muchos peregrinos incluso se hacían enterrar.  La importancia por entonces de la insignia era muchísima, ya que venía a ser una especie de salvoconducto que libraba de pagar peajes, autorizaba el paso por lugares y muchos otros beneficios. Al venir hacia la ciudad, los peregrinos solían traer cartas de presentación de sus párrocos de origen; y, al marchar, se iban con la insignia que justificaba haber llegado peregrinando a Compostela.

Sin embargo muy pronto se demostró que las insignias eran fáciles de falsificar, hasta el extremo de que se llegaron hasta a decretar penas de excomunión para aquellos que fabricasen o portasen falsas veneras.

Por ello ya en el siglo XIII se comenzaron a entregar las Cartas Probatorias, verdaderas antecesoras de la Compostela actual. Y tras la fundación del Hospital Real por parte de los Reyes Católicos, actual Hostal, con esta Carta ya se permitía a los peregrinos pernoctar allí durante 3 noches, tiempo considerado suficiente para realizar los ritos jacobeos en la ciudad del Apóstol.

Y el Cabildo compostelano continuó durante siglos entregando esta certificación a los peregrinos. Actualmente la entrega de la Compostela se limita a aquellos que llegan a Santiago por motivos religiosos; habiendo recorrido los últimos 100 km. a pie o a caballo; y los últimos 200 en bicicleta. La única excepción es cuando se trata de personas con movilidad reducida, que pueden venir en silla de ruedas sin motor.

El texto de la Compostela es:

El Cabildo de esta Santa Apostólica y Metropolitana Iglesia Catedral Compostelana custodio del sello del Altar de Santiago Apóstol, a todos los Fieles y peregrinos que llegan desde cualquier parte del Orbe de la Tierra con actitud de devoción o por causa de voto o promesa peregrinen hasta la Tumba del Apóstol, Nuestro Patrón y Protector de las Españas, acredita ante todos los que observen este documento que: D. …………… ha visitado devotamente este sacratísimo Templo con sentido cristiano (pietatis causa).
En fe de lo cual le entrego el presente documento refrendado con el sello de esta misma Santa Iglesia.
 Dado en Santiago de Compostela el día.........mes...............año del Señor..........
El Canónigo Diputado para los Peregrinos

Para las botas mojadas



E.G. Ahora en invierno, una buena estrategia para combatir la humedad del ambiente -y la lluvia gallega que todo lo empapa- es mantener durante la noche bolas de papel de periódico dentro de las botas, y las botas cerca (pero no pegadas) a una fuente de calor, si fuese posible.

El periódico absorberá la humedad de las botas y al día siguiente al menos durante las primeras horas podremos mantener secos los pies.

Por mucho que lo deseemos nunca debemos colocar las botas bajo un radiador, o demasiado cerca del fuego. El calor y los cambios bruscos de temperatura acaban por endurecer y cuartear la piel y la mayor parte de los materiales con los que están hechas.

Jubileos del siglo XX (III)


HdC. En plena recuperación de la democracia, el año santo de 1976 significa la afluencia masiva de peregrinaciones europeas e incluso americanas, que descubren el Camino y Santiago.
Más hitos: 1982. Por primera vez un papa viene a Santiago: Juan Pablo II. Empiezan los reconocimientos oficiales de Europa entera a la ciudad, mientras la peregrinación a pie por el Camino Francés, aún siendo escasa, se ha consolidado.
Y hablando de hitos, 1993 figura como uno de los grandes. La Xunta de Galicia inicia la recuperación del Camino y crea un plan de promoción y revitalización social, cultural y turística del jubileo; lo llama Xacobeo 93. El Camino Francés en España es declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.
1999 es la despedida del siglo XX. Un año de consolidación con el Xacobeo 99 que significa la gran proyección exterior de la ruta de peregrinación.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Jubileos del siglo XX (II)



HdC. 1937 es el año del desastre. La guerra civil desangra a España y, aunque el general Franco –que controla Galicia- proclama de nuevo al Apóstol como patrón nacional, las peregrinaciones son muy escasas. Se prolonga a 1938 por decisión papal.
De 1943 no se guarda un buen recuerdo. Las peregrinaciones tenían un fuerte carácter político, lógicamente ligado al régimen que entonces había en España, con el general Franco al frente. El propio general presenta por primera vez la ofrenda al Apóstol.
El siguiente año jubilar, 1954, se recordará por la carta pastoral del cardenal Quiroga invitando a todo el orbe a peregrinar a Santiago. Paralelamente se recupera la programación cultural, ciertamente modesta.
Otro hito tiene lugar en 1965: se superan los dos millones de peregrinos y visitantes.
Como hito es también la recuperación a pie por el Camino Francés en 1971, año en que fallece el carismático cardenal Quiroga.

lunes, 7 de noviembre de 2011

El arcipreste de Hita y su descripción de los peregrinos a Santiago

HdC. Juan Ruiz (siglos XIII y XIV). Así se llamaba el arcipreste de Hita, un municipio de hoy tan sólo 420 habitantes y enclavado en la provincia de Guadalajara. El hombre pasó a la historia por su Libro del buen amor, una excepcional obra de la Edad Media no sólo española sino de toda Europa. Pero Juan Ruiz también dejó escrito –en verso- una encantadora descripción de la vestimenta del peregrino que encaminaba sus pasos a Compostela:





El viernes de indulgencias vestió una esclavina,
gran sombrero redondo, mucha concha marina,
bordón lleno de imágenes, en él la palma fina,
esportillas e cuentas para rezar aina;
los çapatos, redondos e bien sobresolados
echó un gran dobler sobre los sus costados,
gallotas e bodigos lleva i condensados;
destas cousas romeros andan aparejados;
deyuso del sobaco va la mijor alfaja.
calabaça bermeja más que pico de graja.
bien cabe allí su açumbre, e máis una miaja;
non anadan los romeros sin aquesta sofraja.




Muchas palabras en desuso, cierto, que no impiden la comprensión. Pero hay algo que sorprende. ¿No se dice que la concha era un símbolo, un “certificado”, de que la peregrinación ya estaba hecha? Entonces, ¿cómo es que quien va a comenzarla se coloca encima “mucha concha marina”? Se agradecen ideas.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Jubileos del siglo XX (I)




HdC. Catorce jubileos. Esos son los que vivió la ciudad de Santiago de Compostela a lo largo del siglo XX, con una excepción en el ciclo ya bien conocido de 6, 5, 6 y 11 años: en 1938 el Vaticano concedió una prórroga de la celebración debido a las dificultades que entrañó para muchos peregrinos la guerra civil.
1909 fue el primero de esa serie, un auténtico hito. Fue el primer año santo en que se registran peregrinaciones organizadas, tanto desde Galicia como del resto de España y, esporádicamente, de algunos lugares de Europa.
Seis años más tarde, en 1915, los peregrinos se encuentran con que se han promovido las primeras –y hoy nos parecerían muy discretas- medidas para ofrecerle unos servicios de atención.
En 1926 se registra una incipiente actividad cultural ligada al hecho de que el día del Apóstol caía en domingo.